SuperHandball Magazine en MLA
Buenos Aires 2018 14/10/2018

Arena dorada

Enviar Artículoenviar artículo

Luciano E. Giliberti

Corría el verano de 2008 y la selección femenina de beach handball se preparaba en Parque Sarmiento casi en silencio para afrontar un Panamericano en Montevideo. Mientras las jugadoras practicaban, un nene que paseaba por el parque con su mamá preguntó inocentemente si esas chicas en la arena estaban jugando al fútbol. La madre miró con curiosidad lo que sucedía en el arenero y no entendió qué estaban haciendo. Para salir del paso, contestó con una respuesta evasiva.

Casi una década de aquel hecho, que se produjo durante la producción de una nota para Superhandball sobre la nueva estructura del beach handball dentro de la CAH, en el mismo Parque Sarmiento una multitud se agolpó en el estadio y en las pantallas colocadas en las canchas secundarias para ver como dos selecciones argentinas hacían historia grande en los Juegos Olímpicos de la Juventud.

Tanto el equipo masculino como el femenino produjeron dos golpes de efectos que obligan a repensar la posición del beach handball dentro del contexto del handball argentino porque definitivamente ya dejó de estar a la sombra del handball indoor y se puso a su altura. De hecho, durante este fin de semana se revirtieron los roles históricos y la versión playera opacó a la tradicional.

Las dirigidas por Leticia Brunati se colgaron la medalla de oro después de jugar un torneo en el que ganaron 9 de los 10 partidos que disputaron, incluidas dos victorias ante el campeón del Mundo Hungría, una de ellas en las semifinales, y que se quedó con la medalla de bronce.

En la final, presenciada por Thomas Bach, presidente del Comité Olímpico Internacional, dominaron a Croacia para ganar 2-0 (14-10 y 18-16) jugando en un gran nivel, mostrando contundencia y realizando un sólido trabajo defensivo.

“Es el reflejo de los que venimos haciendo hace 3 años. De entrenar en una cancha sin arena, sin arcos, a estar arriba en un podio olímpico es un orgullo para nosotras. Muy feliz porque el público nos acompañó, agradecer a las chicas que quedaron afuera, que también esto es de ellas”, comentó una emocionada Fiorella Corimberto minutos después de haber vencido a Hungría.

Los varones entrenados por Daniel Zeballos también se subieron al podio gracias a la medalla de bronce después de vencer a Croacia 2-0 (17-14 y 20-18) mostrando una importante recuperación anímica después de la ajustada caída 2-1 ante Portugal por la mañana en las semifinales.

“Hace un par de horas jugamos una semifinal, quedamos afuera, pero fuimos al vestuario, calmamos la cabeza y en este partido salimos a ganar. Este bronce significa que hay que darle importante a este nuevo deporte, hay que saber que tenemos buen nivel y que podemos darle pelea a cualquiera”, explicó José Basualdo.

"La emoción que se vio cuando terminó el partido es por todo lo que entrenamos, dejar tantas cosas, pelear durante todo el año. Vinimos por un podio y lo conseguimos. Somos un grupo muy unido, demostramos que el equipo argentino tiene sed de revancha y que no lo pueden dar por muerto", conto Tomás Páez.

Cuando Buenos Aires recibió la sede de los Juegos Olímpicos de la Juventud originalmente estaba planeado que se jugará handball indoor, al igual que en las dos ediciones previas, pero en el medio el Comité Olímpico Internacional optó por cambiar el programa para incluir versiones alternativas de los deportes de conjuntos. Eso obligó a trastocar los planes y empezar a organizar selecciones juveniles de beach handball, algo que hasta ese momento no existía, en un proyecto que, finamente, derivó en dos logros históricos. Ahora la meta es que lo que sucedió en el Parque Sarmiento no quede en la nada y sea el comienzo del camino y no el final.

Foto: Agustín Marcarian/Buenos Aires 2018

Publicidades

Encuesta

¿Qué producto SH consumís más?
El sitio Web
El perfil de Facebook
El perfil de Twitter
El sitio Web y Facebook
El sitio Web y Twitter
Facebook y Twitter
Web, Facebook y Twitter
Votar

Ver resultados