SuperHandball Magazine en MLA
SUPER 4 - FEMEBAL CABALLEROS 6/12/2010

Ballester está de vuelta.

Enviar Artículoenviar artículo

La versión masculina del handball metropolitano vivió un cierre a pura emoción con la gran final del Súper 4. Al igual que en la rama femenina, el torneo que desde 2005 clausura el calendario, consagró a un nuevo y flamante campeón : Fue SAG Villa Ballester que desde hacía un tiempo largo se debía un festejo (No ganaba un título a nivel porteño desde el 2002, año en el que también consiguió el Nacional de Clubes y en 2009 había quedado cerca al perder con Ferro en la definición del Súper 4). Esta vez el rojo se pudo sacar la espina y volvió a dar una vuelta olímpica al imponerse 29-28 sobre Sedalo en un cierre dramático.

Santiago Cánepa fue el héroe de la jornada, por lo menos para la gente de Ballester. Convirtió 8 tantos, pero sin dudas el último de ellos fue el más importante. Cuando el reloj se moría ejecutó un lanzamiento de 7 metros con el tanteador nivelado en 28, dejando sin posibilidades de forzar a un tiempo extra al equipo de Fernando García.

Todo fue de Sedalo en el inicio.

El partido había sido muy movido desde el arranque y durante más de 3 cuartos de hora  fue Sedalo quien llevó la vanguardia en el marcador. Los muchachos de Lanús Oeste sacaron una diferencia de 2 y hasta 3 goles en la primera mitad, que pudieron cristalizar cuando se moría esa etapa, tras 4 intentos frustrados de Ballester por intentar pasar al frente.

Sedalo salió como siempre, con un equipo duro en defensa y un ataque muy vertical, impuesto por el central Rockstroh, brillantemente acompañado por el lateral derecho Federico Pizarro, quien se encargó de quemar las redes desde los 9 metros, de contra y desde el punto de penal (6 goles en la primera mitad). Por el lado de Ballester se destacaban los hermanos Santiago y Mariano Canepa, este último protagonizando una verdadera lucha cuerpo a cuerpo con los defensores del conjunto vestido de negro.

A pesar de la descalificación de Fernando Mau por cerrar a destiempo a Matías Scovenna en mitad de cancha cuando la primera mitad se moría y tras el 14-16 con el que Sedalo cerró la el tramo inicial, el score no sufriría cambios sino, hasta los últimos 13 minutos de juego. Pablo Stanevicius se encargaría de aprovechar las desatenciones del rojo en el fondo y Nicolás Salvai, de contra, mantenía a su equipo 3 y hasta 4 goles arriba de Ballester (El lateral izquierdo de Sedalo debió abandonar la cancha tras una lesión en su rodilla derecha, luego de una contra fallida).

Y Ballester lo dio vuelta...

Sin embargo, con el marcador 23-19 en su favor y con un enorme Lucas Yaman cuidando la valla, los lanusenses no iban a poder frenar el aluvión rojo. Con la marca personal de Javier Altenbach sobre Federico Pizarro Ballester contuvo gran parte de la ofensiva rival. La tarjeta roja por acumulación de exclusiones para Ignacio Pizarro, las salidas veloces de Lucas Acetti, hasta su descalificación, los goles de un inspirado Andrés Kogovsek y la potencia del pivote Mariano Canepa pondrían nuevamente a los de Hernán Siso a tiro en el marcador (23-23) a falta de 13 minutos para el cierre.

Un final de película.

La recta final del partido fue vibrante y el aliento incondicional de las casi 500 almas presentes le daban a la final un aderezo único. Lo cierto es que pasó de todo dentro del 40 x 20. Los nervios y la presión llevaron a ambos equipos a jugar al límite y en algunos casos a cometer infracciones desmedidas, como los golpes sufridos por Mauro Nebuloni y Matías Scovenna de Ballester, que obligaron a la atareada dupla arbitral (Marina/Minore) a frenar el partido por sangre en los rostros de los jugadores.

Con la aparición de la figura de Andrés Bueno bajo los 3 palos deteniendo pelotas clave en momentos culminantes del match, Ballester tomó control del juego y por primera vez en la noche se hizo del dominio, alcanzando una diferencia inédita de 3 goles (27-24) cuando restaban solo 3 minutos por jugar.

Pero cómo dice el refrán, no está muerto quien pelea. Los hombres de García salieron dispuestos a revertir la situación y una vez más, Sedalo fue protagonista. Iván Rockstroh y Federico Pizarro, secundados por el aporte de Gonzalo Franzini llegando desde el banco, volvieron a empardar la situación, obligando a Ballester a resolver el encuentro en la última jugada.

Y fue la heroica penetración del central Mauro Nebuloni (a esa altura con la cabeza vendada y la nariz rota) que terminó en penal, la que llevaría al jóven y talentoso goleador Santiago Canepa a convertirse en el hombre del final. Con un sablazo desde los 7 metros a 3 segundos de la chicharra dejó sin chances a Lucas Schamann, haciendo estallar el delirio de la parcialidad vestida de rojo. 

Con este logro SAG Villa Ballester redondeó un año en el estuvo siempre merodeando los puestos importantes (terminó cuarto en el Clausura y Apertura). Le faltaba dar un paso más y ayer en Quilmes lo dio. Por su lado Sedalo, cerró una muy buena actuación en lo que fue su debut absoluto en el Súper 4. Pese a la derrota quedan sensaciones buenas de cara al futuro y puede aspirar a cosas más importantes durante 2011.

Sintesis de la Final:

SAG VIlla Ballester - Sedalo: 29-28 (14-16)

Ballester:
Pablo Simonet (1), Mauro Nebuloni (1), Lucas Acetti (2), Mariano Canepa (6), Andrés Bueno, Gastòn González, Matías Scovenna, Javier Altenbach (2), Andrés Kogovsek (9), Sebastián Sarmiento, Rodrigo Cleppe, Fernando Bono, Juan Clavijo, Santiago Canepa (8/3p).
DT: Hernán Siso.

Sedalo:
Gonzalo Franzini (3), Federico Pizarro (10/2p), Pablo Stanevicus (3), Patricio Saenz Moyano, Juan Guzzo (1), Daniel Minaker, Ignacio Pizarro (2), Marcelo Scaglione, Ezequiel Pontecorvo, Ariel Pintos, Lucas Schamann, Fernando Mau (3), Iván Rockstroh (4), Nicolás Salvai (2)
DT: Fernando García.
 
Sanciones.
Ballester: Pablo Simonet (2), Lucas Acetti (A,2, Desc.), Mariano Canepa (A,2,2), Santiago Canepa (A).
Sedalo: Federico Pizarro (A),Juan Guzzo (2), Daniel Minaker (2), Ignacio Pizarro (2,2,2), Fernando Mau (Desc.)

Progresión:
1ºT: 0-1, 0-2, 1-2, 1-3, 2-3, 2-4, 2-5, 3-5, 4-5, 4-6, 5-6, 5-7, 6-7, 6-8, 7-8, 8-8, 8-9, 8-10, 9-10, 9-11, 9-12, 10-12, 11-12, 12-12, 12-13, 13-13, 13-14, 14-14, 14-15, 14-16.
2ºT: 15-16, 15-17, 15-18, 15-19, 16-19, 16-20, 17-20, 18-20, 18-21, 19-21, 19-22, 19-23, 20-23, 21-23, 22-23, 23-23, 24-23, 24-24, 25-24, 26-24, 27-24, 27-25, 27-26, 28-26, 28-27, 28-28, 29-28.

Foto (José Brusco para Superhandball): Santiago Canepa y un final de novela. El más chicos de los hermanos ejecutó el penal de la victoria.

Publicidades

Encuesta

¿Qué producto SH consumís más?
El sitio Web
El perfil de Facebook
El perfil de Twitter
El sitio Web y Facebook
El sitio Web y Twitter
Facebook y Twitter
Web, Facebook y Twitter
Votar

Ver resultados