SuperHandball Magazine en MLA
21/4/2006

Brasil borró a Cuba y se quedó con el desafío.

Enviar Artículoenviar artículo

La selección masculina de Brasil obtuvo la Copa Desafio (certamen preparación de cara a los próximos Juegos Panamericanos que tendrán lugar durante el 2007) tras vencer sin dificultades a su par de Cuba por 38 a 29. Bajo la atenta mirada de 1500 espectadores que se dieron cita en el estadio municipal de Guarulhos, con la presencia estelar de Bruno Souza, jugador que milita en la espectacular Bundesliga alemana y de su flamante DT, el español Jordi Ribera, Brasil cerró de manera impecable una serie de 3 partidos contra un jóven combinado Cubano que, por momentos, demostró mucha inmadurez. Brasil fue más desde el arranque. Con bruscas arremetidas de sus armadores logró traspasar con facilidad la floja marca cubana que se mostraba indefensa frente a las consecutivas arremetidas de su rival. De esta forma, con un juego posicional ordenado y potente en ataque, el local detentó el control del partido. Cuba debió limitarse a aprovechar los errores brasileros (que no fueron muchos) para anotar en el marcador mediante veloces contragolpes. Cuando transcurrían 21 minutos del primer tiempo sucedió algo inédito e inesperado. En un reclamo dirigido directamente a los árbitros del encuentro, tras sufrir una seguidilla de exclusiones (entre ellas una dudosa tarjeta roja), el técnico cubano, Gaspar Ruiz Walton, reunió a sus jugadores fuera del campo de juego amenazando con retirarse si los fallos de los colegiados seguían perjudicando a su equipo (actitud antideportiva que sirvió para presionar a la dupla arbitral, que luego de lo sucedido ya no fue tan severa con los jugadores visitantes). Desde ese momento el combinado cubano pareció sentirse revitalizado, y casi hasta los 10 minutos del complemento, disputó un partido a parte. Con una presión defensiva que rozaba la marca personal, los centroamericanos cauterizaron los ataques de la escuadra local que minuto a minuto se iba quedando sin ideas. Cuba no solo redujo el marcador a 2 goles de diferencia, sino que, de no haber sido por el guardametas verde-amarelho, Alexandre, quien contuvo una ejecución desde los 7 metros y 3 contragolpes consecutivos, hubiera logrado nivelar las acciones. Pero la segunda mitad sería diferente. Jordi prefirió darle descanso a su estrella Bruno Souza (que venía de una grave lesión en su hombro derecho) y establecer un juego veloz que encontró en sus punteros y en su pivote, Menta, efectiva presición en la definición. Desequilibrante resultó también el ingreso del arquero Maik, quien se convirtió en una verdadera muralla para el ataque cubano. La falta de experiencia de los visitantes se hizo sentir y Brasil volvió a ser el dueño de las acciones. A falta de 8 minutos para el final la escuadra local estiró su ventaja a 9 goles, diferencia que Cuba nunca pudo remontar. Los locales cerraron el encuentro a puro lujo y floreo. Los extremos de Brasil se cansaron de tirar roscas, tendidas, globos y hasta una rosca invertida al pobre arquero cubano que mucho no pudo hacer para evitar la debacle de su conjunto. Con esta última victoria (38-29) Brasil cerró así, con puntaje ideal, una serie de 3 cotejos frente a su par de Cuba. Los encuentros anteriores (27-16) y (38-23) dejan en claro cual es la verdadera diferencia entre un experimentado y motivado Brasil y un jóven e inexperto Cuba, plantel que si bien no se acerca ni remotamente a aquella "Máquina" de los 90, intenta volver a hacer pie en el escenario mundial con mucho trabajo y sacrificio.

Publicidades

Encuesta

¿Qué producto SH consumís más?
El sitio Web
El perfil de Facebook
El perfil de Twitter
El sitio Web y Facebook
El sitio Web y Twitter
Facebook y Twitter
Web, Facebook y Twitter
Votar

Ver resultados