SuperHandball Magazine en MLA
Gladiadores 23/12/2017

Cadenas: “Siempre no ponerse límites ayuda a conseguir grandes cosas”

Enviar Artículoenviar artículo

Román Bravo

Su nombramiento ilusionó al handball argentino. Su apellido, mundialmente conocido para el balonmano, su curriculum, su nacionalidad, todo confluyó en una esperanza para nuestro deporte que, después de vivir un exitoso ciclo con Eduardo Gallardo, necesitaba un cambio, pedía una renovación y experimentar con caras nuevas, siempre pensando en mejorar el presente y, sobre todo, el futuro.

Manuel Cadenas, Manolo para los amigos (y los no), llegó a nuestro país después de unos meses sin que los Gladiadores tengan DT. Desde enero en Francia, cuando Gallardo le confirmó a quien escribe que no seguiría al mando de la selección, hasta el mes de mayo, la Confederación Argentina de Handball estuvo cerrando el nombre del entrenador que intentará llevar a Tokio 2020 a un equipo que ya es doblemente olímpico. Y aterrizó en Ezeiza el de León, abriendo una nueva etapa en su vida.

-Ya han pasado unos meses de su vuelta al ruedo, Manolo. En la otra punta del mundo…
- Siempre es una alegría recuperar la rutina de los entrenamientos y los partidos, aunque uno nunca se despega del todo del balonmano. La posibilidad de hacerme cargo de la Selección Argentina la pensé mucho, estoy acostumbrado a un balonmano muy profesional y en vuestro país nuestro deporte es amateur, lo cual tiene cosas positivas, pero también negativas para un profesional de esto. De todas maneras, estoy encantado, me gusta estar donde me quieren y aquí me encuentro fenomenal. Nos estamos preparando, después de conocer en profundidad a la mayoría de los jugadores, para ir armando este nuevo proyecto.

- ¿Que te sorprendió, para bien o para mal, de nuestro handball?
- Lo que más me ha gustado es la pasión con la se vive el balonmano aquí. Tengo jugadores amateurs que quieren ser profesionales y entrenan para eso. Los chicos que trabajan en el CeNARD no solamente se esfuerzan para jugar en la selección, se nota que quieren elevar su nivel y ser cada vez mejores. Lo más difícil de Argentina es la falta de medios, el pequeño desorden de, por ejemplo, no tener un vestuario propio o los horarios cambiantes, a veces no siendo los más adecuados. Eso es lo que no me ha gustado.

Tras 7 meses de descanso, La selección volvió a entrenar en el CeNARD a finales de agosto. Cadenas llamó a 13 Gladiadores, luego agregó algunos más e intentó inculcarles su ADN, siempre dentro de un marco de profesionalismo total, dentro de las posibilidades de nuestra estructura. El DT estuvo mucho tiempo mirando jugadores y armó su grupo de trabajo pensando en su estilo deportivo.

- ¿Cómo fue el trabajo previo a esta primera lista de jugadores para entrenar? ¿Qué parámetros tuviste en cuenta?
- La primera premisa es que jueguen los mejores para esta selección, para esta forma de jugar. Nos vino ideal un torneo como el 4 Naciones, habiendo pocas posibilidades de jugar torneos. Fuimos con lo mejor de Argentina y nos vino bien para ver nuevos talentos. Son chicos que últimamente se han destacado y que pudimos verlos en Brasil a nivel internacional. La idea es darle un poco más de altura y de fortaleza física al equipo.

- ¿El jugador alto, con Cadenas, tiene más posibilidades de estar? Has llevado a chicos jóvenes, sin tanta experiencia, pero con mucha talla…
- En cada momento hay que ver quiénes son los mejores, si los altos, los bajos, los más fuertes, los atléticos. En este caso intento adecuarme al balonmano internacional. Un equipo se compone de jugadores de los dos tipos. Yo puse a ‘Juanín’ García en el extremo cuando era central, y con sus 1,74 metros era el mejor y no busqué un alto para suplantarlo. Estoy abierto a todo tipo de jugadores, pero está claro que debemos compensar. Al 4 Naciones llevamos jugadores que no son tan altos, como ‘Nacho’ Pizarro o Ramiro Martínez, o el mismo Souto Cueto, que es bajo para ser lateral, pero tiene otras condiciones para jugar.

Sao Paulo fue el punto de partida de la Era Cadenas. Un amistoso con Brasil en el cual Argentina ganó hasta el minuto 52. Victorias ante Chile y Uruguay y un gran encuentro otra vez ante el local, con un estadio colmado y ante un rival que casi no guardó estrellas.

- ¿Qué te dejó el 4 Naciones? ¿Hacés un balance entre lo que esperabas, lo que rindió el equipo y cuanto se aleja del ideal que querés?
- Bueno, esperaba más. Creo que todos esperábamos más. Siempre no ponerse límites ayuda a conseguir grandes cosas. La defensa fue dura, sólida, pero el ataque posicional hay que trabajarlo más, muy colectivamente, hay que tener más recursos tácticos y más disciplina para iniciar y continuar las acciones en primera instancia. Después, claro, viene la libertad para finalizar con creatividad. Pero bueno, para resumirlo, creo que es esperanzador lo que hemos visto, hay nuevos jugadores, hay ganas de mejorar y eso me ha dejado un buen sabor de boca. Pero está claro que hay mucho por mejorar.

- Argentina cambio su defensa, se cerró más, se fue al 6-0 ¿Lo pensás mantener en el tiempo o es algo momentáneo?
- Fue un poco una mezcla, porque del 6-0 salíamos a marcajes individuales, más como se hacía en la época de Dady Gallardo con ese 5-1 fuerte. Hay que tener alternativas dentro de nuestros recursos, hay que aumentar las variantes, hacer más cosas que los demás equipos. Debemos poder sorprender ya que es muy difícil jugar con equipos grandes de igual a igual. Incluso contra Brasil, que ya tiene un gran potencial, tenemos que tener varias alternativas para enfrentarlos.

En unas semanas, se viene otra cita para Los Gladiadores. En Galicia, enero espera a la selección con el Memorial Domingo Bárcenas, un cuadrangular que tiene a España, Polonia y Bielorrusia como rivales. Todos exigentes.

- Llevas varios jugadores de aquí. ¿Que buscas?
- Muchos jugadores tuvieron tiempo de mejorar, hay jóvenes que pueden crecer y que van a cambiar su actitud. Y cambiando su actitud, todo se puede. Esta primera toma de contacto a nivel internacional es muy importante para los nuevos jugadores, pueden mejorar con este piso. Será una buena prueba para Parker, para los centrales defensivos del Huesca, para Crivelli y para Baronetto en el extremo. Guillermo Fischer viaja para aprender, porque es una esperanza para la defensa y para el lateral.

- ¿Será complicada la unión de los jugadores de Europa con los de Argentina? 
- Antes del torneo de España, unos días previos a viajar, entrenaremos todos juntos en el CeNARD y luego partiremos para allí. El único problema es que varios jugadores de los que vendrán de fuera tendrán poco tiempo para entrenar, porque el calendario termina muy tarde. Queremos que sea el CeNARD nuestro lugar de entrenamiento y que el Bárcenas resulte una buena prueba, con buenos equipos europeos.

Y luego del Bárcenas, llegan los dos platos fuertes de este primer año de Manolo encadenado a la selección argentina: el pasaje a los Juegos Panamericanos y el billete de avión al Mundial 2019.

- Parece que los Juegos Sudamericanos y el Panamericano van a estar pegados entre finales de mayo y principios de junio de 2018. ¿Eso es bueno para tu planificación?
- Al final lo que juguemos en Nuk será la continuación de Cochabamba, por lo que lo más probable será ir con el mismo grupo. Habrá pocos cambios, además es bueno porque los europeos luego de esos 2 torneos podrán descansar tras una larga temporada en la que juegan muchos partidos de diferentes competiciones.

- Hasta el Panamericano de Groenlandia será casi tu primer año con Argentina ¿Qué buscás en esta primera etapa, ese primer segmento, pensando en que la segunda en donde se juegan el mundial y los Juegos Panamericanos, los grandes objetivos? ¿Qué quieres trabajar?
- Bueno, yo quiero poder inculcar que el jugador tenga las normas del alto rendimiento, que se entrenen lo más profesional posible, que nos parezcamos a los mejores equipos en la alto competición, en la preparación. Quiero trabajar y dejar en claro las alternativas defensivas y que seamos capaces de recuperar balones y marcar goles de contragolpe. En el ataque, la idea es dotar de más recursos a nuestro equipo y manejar diferentes opciones tácticas. Hay que trabajar en diferentes variantes, tener más opciones que el rival, trabajar en “soluciones exprés” para buscar goles, porque seguramente nos va a costar convertir, como ya vimos en Brasil. Lo que yo quiero siempre va de la mano con lo que vamos consiguiendo, a medida que vayamos haciendo bien lo básico la idea es incorporar variantes a nuestro juego. Hay que trabajar duro y con inteligencia. Entrenando es difícil, porque no hay demasiadas horas, pero a nivel personal podemos trabajar con ellos para darle la mayor cantidad de información al jugador y ser más competitivos.

Cadenas trabaja como puede y con lo que tiene. No es poco, aunque a El Míster le gustaría tener otra estructura. Sabe que está en Argentina y que acá hay muchas circunstancias, diferentes situaciones, que vivirá por primera vez en su larga carrera. De todas formas, él confía. Tiene ganas. No se pone techo. Y sueña con triunfar con Los Gladiadores.

Foto: Prensa Confederación Argentina de Handball.

Publicidades

Encuesta

¿Qué producto SH consumís más?
El sitio Web
El perfil de Facebook
El perfil de Twitter
El sitio Web y Facebook
El sitio Web y Twitter
Facebook y Twitter
Web, Facebook y Twitter
Votar

Ver resultados