SuperHandball Magazine en MLA
PANAMERICANO DE CLUBES 1/6/2016

Cuando los naipes están marcados

Enviar Artículoenviar artículo

Dante Fernando Prina

LAS INDIVIDUALIDADES QUE HACEN BRILLAR AL EQUIPO VERSUS LOS EQUIPOS QUE POTENCIAN LAS INDIVIDUALIDADES.

¿Qué entiendo por equipo? Fundamentalmente el saber a qué jugar en conjunto, tener
en todas las fases del juego una intencionalidad táctica, dominar e imponer un ritmo de juego independientemente de los intérpretes, tener herramientas colectivas e individuales para neutralizar al rival... y podría seguir enumerando items.

Mucho se ha escrito al respecto y no pretendo desde estas lineas ser original y clausurar el tema, pero como mero espectador que algo ha vivido en este deporte, las diferencias entre los equipos brasileros (los profesionales) y los argentinos (los amateurs) las pienso desde "equipos que potencian a sus individualidades versus individualidades que por momentos hacen brillar a sus equipos".

Profesionalismo brasilero con 10 entrenamientos semanales versus amateurismo argentino, en el mejor de los casos, con 5 estímulos por semana. Competimos desde esa desigualdad y apostamos sabiendo que los naipes están marcados. Y lo hacemos bien, muy bien por momentos, hasta "de igual a igual" pero la historia decanta una y otra vez, por el lado de quien mejor está preparado, condiciones solo aportadas desde el profesionalismo.

Y es esa mejor preparación la que hace, a mi criterio, que con sus equipos logren potenciar a sus individualidades. Esos equipos a su vez y paulatinamente,  neutralizan las individualidades argentinas que hacen brillar a sus equipos. Un juego que se retroalimenta.

El profesionalismos hace mejores equipos y estos, como tales, desarrollan mejores y más eficientes herramientas para neutralizar a los rivales. Esa competencia desigual, desde el vamos, hace que aquellos equipos profesionales manejen de oficio en las 4 fases del juego las herramientas necesarias para anular a toda individualidad amateur en detrimento de sus equipos. El profesionalismo les permite entrenarse puliendo detalles en todos los aspectos del juego.

Ballester ha sido y es el mejor equipo de los últimos 5 anos en LHC. El equipo de Elio ha elevado el listón de la Liga, dado que ha cambiado el ritmo de juego desde su fase de contraataque sostenido. Esto hizo despertar a todos los equipos de la división y quién no se sabe setear en ese ritmo, termina sufriendo palizas todos los fines de semana. De igual manera, River Plate, desde la juventud y su potencial actual, va en igual camino: equipo que no este a ese ritmo lo sufre y sufrira

En los planteles de River y de Ballester hay mínimo 20 jugadores entre los 3 ó 5 mejores de cada puesto especifico. En un futuro cercano, estos mismos planteles jóvenes, si logran entrenarse profesionalmente, seguramente formarán equipos que logren desarrolarse aún mas.

A los brasileros les hacemos partido, estamos 40 ó 50 minutos dando pelea y estamos más en carrera que nunca, cuando desde el arco se equiparan las eficiencias. Nos ponemos de igual a igual... pero los 10 estímulos semanales terminan sacando pequeñas y grandes diferencias con el correr de los minutos.

Es evidente que para que funcione el equipo, esos estímulos semanales de más son
imprescindibles y en el horizonte amateur argentino eso aún no se vislumbra.

El profesionalismo mejora al jugador pero más aún desarrolla a los equipos. Como ejemplo, tal vez imperceptible, esto se ve cuando los técnicos brasileros encaran las rotaciones durante el desarrollo de los partidos para oxigenar a sus jugadores y en nada se ve deteriorada su performace. Cada jugador, al entrar, cumple el rol que el equipo tenia diseñado para él. La dinámica en el juego sigue siendo la misma en intensidad y, sobre todo, en eficiencia.

Jugar o apostar cuando los naipes están tan marcados (amateurismo versus profesionalismo) hace que la dirigencia argentina se replanté una flexibilización a corto plazo, al menos. Poder o no poder reforzar los equipos con jugadores que se aproximen a esos imprescindibles 10 estimulos semanales para poder encarar de manera mas equitativa a un handball profesional…sino solo les haremos partido de a ratos.

Para jugar de igual a igual contra estos equipos profesionales se necesitan formar equipos con un mínimo de jugadores profesionales que alcancen esos 8 y 10 entrenamientos a la semana. No alcanza solo con las individualidades porque a estas las neutralizan de oficio los equipos entrenados en condiciones de profesionales.

Que no se mal interpreten mis reflexiones en este articulo. Tanto Ballester como  River son equipazos, los mejores del pais. Su trayectoria y actualidad ratifican esta afirmación. Yo simplemente analizo que desde el profesionalismo brasilero las diferencias son enormes y las distancias a nivel equipo son casi insalvables hoy por hoy.

Los equipos entrenados en condiciones profesionales potencian aún mas a las individualidades durante todo el partido y sacan claras diferencias a los equipos amateurs (argentinos) donde las individualidades por momentos hacen brillar a sus equipos.

 

Publicidades

Encuesta

¿Qué producto SH consumís más?
El sitio Web
El perfil de Facebook
El perfil de Twitter
El sitio Web y Facebook
El sitio Web y Twitter
Facebook y Twitter
Web, Facebook y Twitter
Votar

Ver resultados