SuperHandball Magazine en MLA
BUNDESLIGA ALEMANA 3/9/2008

El Kiel se quedó con la Supercopa.

Enviar Artículoenviar artículo

Adrián Pisani

Exclusivo: Superhandball en Alemania - Seis días después de la final de handball de los juegos olímpicos y tres días antes del comienzo de la Bundesliga, el poderoso THW Kiel, último campeón de la liga alemana, se enfrentó el pasado sábado frente al siempre temido HSV Hamburg, en el marco de la 15ta. edición de la Super Copa alemana.

El cotejo tuvo lugar en la Olympiahalle de München, con un marco de alrededor de 10.000 personas. Parece raro que un partido de tal magnitud se juegue en tierras bávaras, dada la poca relevancia que el Handball tiene en el sur alemán, pero los organizadores repitieron ese lugar para promover este deporte en tierras "futboleras".

Varios condimentos especiales tenía este partido de antemano. Por el lado de las "zebras" de Kiel, la presentación oficial de su nuevo entrenador Alfred Gislason, quien asume luego del reinado del multicampeón Noka Serdarusic, y la presentación de Andreas Palicka el nuevo joven portero, única adquisición del THW de cara a la presente temporada. Otro sabor especial tenía también la presencia en el campo de juego de las dos estrellas "campeonas olímpicas": Nikola Karabatic y Thierry Omeyer.

Además, por otro lado, THW Kiel buscaba revancha de lo ocurrido en el 2006 cuando ambos equipos se encontraron en esta instancia, triunfo que fué para los de Hamburgo. Cabe destacar, que en esa temporada el Kiel había sido campeón alemán, campeón de la Copa Alemana y de la Championsleague, quedando únicamente pendiente el título supercopero.

Por el lado del Hamburgo, el equipo del puerto, la presencia de los hermanos Bertrand y Guillaume Gille, como campeones olímpicos y la ausencia de Pascal Hens, quien se está recuperando de una grave lesión en su rodilla, era lo más destacado. Los del norte habían encarado este partido con mucha serenidad en la previa y con el único fin de poder tomar ritmo de juego antes del comienzo de la versión 2008 de la Bundesliga.

El partido comenzó con amplio dominio del Kiel que, en un minuto y medio de juego, se ponía al frente del marcador por 3 a 0, gracias a una fuerte defensa y un siempre efectivo contragolpe. Cabe destacar que ambos técnicos decidieron cuidar a los campeones olímpicos franceses, ya que de los 4 presentes, el único que jugaría el 90% del partido sería Thierry Omeyer, actor principal del juego, cuya incidencia terminaría siendo vital para el resultado del encuentro.

El Hamburgo se quedaba sin ideas con el pasar de los minutos. La dura defensa del Kiel no permitía la penetración a 6 metros, lo que obligaba a los atacantes a lanzar forzosamente a distancia, estrategia que le resultaba cómoda al portero Omeyer, que no tenía dificultades para pararlos y sacar veloces contragolpes. Stefan Schröder, su extremo derecho, era el único que podía vencer a la muralla francesa. Por eso, a los 5 minutos de juego el Kiel ya se imponía por 7 a 2 y obligaba a Martin Schwalb, técnico del Hamburgo, a pedir un tiempo muerto para reorganizar a su equipo.

Por el lado del Kiel, el sueco Stefan Lövgren se erigía hasta el momento como figura, anotando tanto de contraataque como de penal. El nuevo técnico del Kiel comenzaba a mover el banco, gracias a la favorable diferencia obtenida en el marcador. Sin embargo, esta situación fue aprovechada por los hombres del Hamburgo para descontar e irse al descanso solamente 3 goles abajo. (17:14)

Para la segunda mitad el Hamburgo salió a buscar el partido e impuso una marca 3-2-1 muy agresiva. 3 goles consecutivos del Hamburgo en manos de Schröder, Lackovic y Flohr, permitían poner el encuentro igualado en 18 y obligaban al THW Kiel a empezar de nuevo.
Johannes Bitter, el portero internacional alemán, otro de los pilares del Hamburgo, era la figura de esta segunda mitad. Pero cuando parecía que el encuentro sería gol a gol hasta el final, la expulsión de Bertrand Gille por 3 exclusiones 2 minutos, a los 12 del complemento, le  complicaba las cosas al Hamburgo. Los de TSV se volvieron a quedar sin ideas y no supieron batir al guardavallas Omeyer. En este tramo del encuentro, donde el nerviosismo se incrementaba minuto a minuto, se vivió un apasionante duelo de arqueros,

Pero para suerte de las zebras, promediando 20 minutos del complemento, el lateral derecho Christian Zeitz se despertó del letargo y se encargó de enmudecer a los fanáticos del Hamburgo mediante tiros de larga distancia,  Para colmo, Thierry Omeyer le paró un penal fantástico a Flohr y de yapa, Lundström y Anic festejaron un gol cada uno para tristeza de la gente del puerto, que veía escapar, con el pasar de los minutos, el sueño de festejar una nueva Super Copa.

El partido finalizó 33 a 28 en favor de las zebras quienes dominaron casi de punta a punta el partido, a pesar de no haber contado con su figura Nikola Karabatic dentro del 40 x 20.  El mejor jugador del mundo permaneció en el banco de suplentes todo el encuentro debido a fuertes dolores en el codo derecho.

La fiesta fue nuevamente de las zebras pero el festejo moderado, ya que se espera de este equipo que siga estando en los primeros planos a nivel mundial, como es costumbre. Cuenta con jugadores de altísimo nivel para encarar esta temporada 2008, pero no se deberá dormir en los laureles, ya que tanto el Hamburgo, el Flensburg, Magdeburg y los Rhein-Neckar Löwen van a ser los animadores de otra edición fascinante de la Bundesliga alemana.

Fotos exclusivas de Superhandball (por Adrián Pisani).

Publicidades

Encuesta

¿Qué producto SH consumís más?
El sitio Web
El perfil de Facebook
El perfil de Twitter
El sitio Web y Facebook
El sitio Web y Twitter
Facebook y Twitter
Web, Facebook y Twitter
Votar

Ver resultados