SuperHandball Magazine en MLA
Gladiadores 23/4/2019

El nuevo desafío polaco de Manolo Cadenas

Enviar Artículoenviar artículo

Román Bravo

El nombre del técnico de Los Gladiadores volvió a estar en boca de todo el ambiente del balonmano. Sorprendentemente, el Ademar de León despidió a su entrenador Rafael Guijosa y puso sus ojos en el experimentado míster español que hoy dirige a la selección argentina, por lo cual las últimas horas fueron muy movidas para el bueno de Manolo.

Y no sólo por el ofrecimiento que le hizo SU Ademar, sino también porque se conoció el nombre del equipo polaco que, como dijimos la semana pasada, quiere al entrenador en sus filas para la próxima temporada. Se trata, para el handball argentino, del desconocido Azoty Pulawy, el proyecto más ambicioso que Cadenas tiene hoy en la sección “ofertas”.

¿Pero quién es el club polaco que quiere llevarse al míster? El gran público no lo conoce, porque no es ni el Kielce ni el Wisla Plock, equipo que ya tuvo a Manolo como DT. Señoras y señores, en Superhandball le presentamos al Azoty Pulawy, la que puede ser la nueva casa de nuestro seleccionador.

Creado en 1975 con el nombre de Wisla Pulawy, el club tuvo un salto fundamental a principios de este siglo, cuando la fábrica química nacional Azoty se convirtió en el principal patrocinador. Azoty es una importante empresa estatal que tiene sedes en pocos lugares de Polonia, y Pulawy, la ciudad de donde es el equipo es uno de ellos.

Desde 2005, el club está jugando en la liga más importante de Polonia (anteriormente se llamaba Ekstraklasa, ahora es PGNiG Superliga). Durante unos 10 años, Azoty fue un club de mitad de tabla, teniendo unas pocas buenas temporadas en las que se clasificó para la Challenge Cup, la tercera competencia europea. Todo cambió entre 2013 y 2015. Azoty aportó mucho más dinero, se invirtieron en transferencias de jugadores experimentados como Vadim Bogdanov (arquero de la selección rusa), Patryk Kuchczynski (ex Kielce, dos veces medallista con Polonia), Michal Kubisztal (ex Fuchse Berlin y Wisla Plock) o Nikola Prce (ex Pick Szeged, ganador de la EHF Cup y con un extenso paso en España).

A partir de 2015, el Pulawy se convirtió en el tercer equipo del balonmano polaco, después del Kielce y el Wisla Plock, claro. Durante cuatro temporadas consecutivas (2014/15, 2015/16, 2016/17 y 2017/18) fue tercero de la Superliga. La temporada pasada por primera vez avanzó a la final de la Copa de Polonia. Para añadir, por dos temporadas consecutivas, también jugó en la fase de grupos de la Copa EHF.

“El club está progresando en el último tiempo. En el ambiente del balonmano polaco, el Pulawy es conocido como un club en donde hay dinero, y por lo general con buenos presupuestos. No hay dificultades en el pago de salarios y los jugadores tienen muy buenos contratos. Hace unas semanas el club informó que Azoty, su principal patrocinador, ha decidido extender su acuerdo con el club hasta 2022. Azoty es una empresa muy importante, con fábricas en Pulawy, Police, Tarnow y en algunas otras ciudades. Es una compañía del gobierno, es un apoyo trascendental”, comenta Marciej Wojs, periodista polaco de TVP Sports, consultado por Superhandball.

El Pulawy también es conocido por su presidente, Jerzy Witaszek, la persona más importante del club. Fue un entrenador de balonmano en los años 70 y 80. En 2003 se convirtió en presidente del club y los que lo conocen dicen que dirige a la institución con “puño de hierro”. De hecho, si entran a la web oficial del equipo, hay un apartado solamente donde se habla de los logros del presidente. “Él es quien decide todo, las transferencias, la administración, los patrocinadores. Hasta los entrenadores y el personal”, añade Wojs.

Más allá de que el Azoty Pulawy todavía no tiene entrenador para la próxima temporada, al menos oficialmente, el presidente Witaszek ha realizado tres transferencias de jugadores de la selección polaca: Antoni Langowski, Michal Szyba, medalla de bronce en Qatar 2015, y Rafal Przybylski. Como pueden ver, Manolo Cadenas llegaría al equipo con fichajes ya realizados por la dirigencia, algo que marca la fuerte política del club. Un dato para tener en cuenta tras la mala experiencia vivida en Brest.

Actualmente, el Pulawy juega en el Sport Hall Mosir, un estadio muy pequeño que no pudo usar, por ejemplo, en la EHF Cup, y tuvo que mudarse a unos 50 kilómetros e ir a jugar al Hala Globus de Lublin contra Kiel y Granollers, entre otros. La buena noticia es que en abril de 2020, y con el fuerte apoyo de su patrocinador, se mudará a un nuevo centro deportivo que tendrá capacidad para 3000 espectadores. Es el siguiente paso en el desarrollo del club, algo que Cadenas sabe y que motiva mucho al entrenador de Argentina.

En la parte deportiva, si Cadenas se encontraría con un equipo que comenzó la campaña 18/19 con Bartosz Jurecki, leyenda del balonmano polaco, como entrenador. Pero en su primer año como DT las cosas no salieron bien y el club lo despidió a fines de febrero. Ahora, el entrenador interino es Zbigniew Markuszewski (asistente de Jurecki). El Pulawy finalizó la temporada regular en el quinto lugar y en los play off perdió el primer partido de cuartos de final con Gwardia Opole por 25-27. El Pulawy deberá trabajar mucho para ganar en Opole el 26 de abril y pasar a las semifinales. Si no pasa, puede tener complicada su participación en competiciones europeas, aunque todos en la ciudad esperan que si no es por méritos deportivos, el club pida una Wild Card para jugar en la EHF Cup.

“El gran sueño de Witaszek es convertirse en una segunda potencia en Polonia y jugar en la Liga de Campeones. El equipo tiene dinero, una buena base de hinchas y pronto tendrá un centro deportivo, por lo que necesitan buenos jugadores y un entrenador que pueda conseguirlo. Por eso Manolo es un candidato ideal para este trabajo”, finaliza Wojs.

Así es el Azoty Pulawy. A priori un buen e interesante proyecto para Manolo Cadenas, en donde hay bastante presupuesto y una gran confianza en el conocimiento del español.  Los jugadores y el presidente Witaszek respetan mucho al míster y sueñan con repetir lo que el español hizo en 2016 con el Wisla Plock. Habrá que ver si en todo ese deseo tiene lugar el doble comando con la selección argentina, al fin y al cabo, lo que realmente interesa. A esperar, amigos. Terminado Lima 2019 -o quizás antes- se sabrá si el técnico de Los Gladiadores se muda nuevamente o no a Polonia.

Publicidades

Encuesta

¿Qué producto SH consumís más?
El sitio Web
El perfil de Facebook
El perfil de Twitter
El sitio Web y Facebook
El sitio Web y Twitter
Facebook y Twitter
Web, Facebook y Twitter
Votar

Ver resultados