SuperHandball Magazine en MLA
Buenos Aires 2017 1/6/2017

El Panamericano, desde otra óptica

Enviar Artículoenviar artículo

Román Bravo

La mortal en el aire, como ya lo había hecho en 2016, de La Bestia Dutra Ferreira, una vez consagrado campeón. La falta de intensidad de Taubaté para ir a buscar la final en los 10 últimos minutos, jugando como si fuese un amistoso. El buen torneo de Santi Cánepa y Julián Souto Cueto, demostrando que siendo diestro también se puede jugar bien en la derecha. El altísimo nivel de Federico Pizarro, la gran excepción que confirma la regla "para crecer hay que irse al exterior". El compromiso con el que los chilenos de Ovalle jugaron cada partido, sabiendo que eran menos que varios de sus rivales. La pasión con la que Rodríguez Rosas festejó cada una de sus atajadas, dándole igual que el Colegio Alemán haya perdido todos los partidos. Cosas del Panamericano.
 
La batalla ganada por Sergio Hortelan, que venció a todos sus rivales desde el planteamiento táctico. El lamento de Juan Bar por no tener un gran partido vs Pinheiros, dándole el handball una revancha en sus dos encuentros siguientes, donde fue gran figura. El trabajo de ingeniería de SAG Villa Ballester, que sabiendo que tenía mucho menos que su rival, tuvo contra las cuerdas al que iba a ser el campeón. El flojo nivel del equipo uruguayo, lejos de la versión 2016. La desazón de los chicos de UNLu tras la caída ante Marcao y compañía, y la entereza con la que jugaron vs Taubaté. La sorpresa para Ovalle vs Ballester del pibe Hernández, que casi no jugó el primer tiempo y termino con 9 goles como el goleador del partido. Los Bono, los Farías, los Fernández, los Oliva, los Sintas, los Cánepa, los Robert, los Oyarzún. La familia del handball. Cosas del Panamericano.
 
El gran nivel de Taubaté vs Ballester. El mal gesto del ex campeón Panamericano al no quedarse a ver la premiación de Pinheros. El abrazo emotivo entre Elio Fernández y sus hijos tras la cuarta derrota en "finales" de su equipo ante el campeón argentino. La vigencia del símbolo más grande de la historia de nuestro handball a los más de 40 años, siendo elegido mejor extremo derecho del torneo. Los muchos goles con ataques de 7 jugadores y los muchos goles de arco a arco sin arquero. Las mil filmadoras en la tribuna para el futuro scouting y las horas de video editadas por parte de los cuerpos técnicos. El nivel del arbitraje argentino y el nivel del resto. La despedida del gran Carlos Marina como referee internacional. La presencia de Manolo Cadenas en varios partidos, sentado junto al "número dos" y muy cerca del ex "número uno". El público. Las gradas casi llenas en los partidos importantes. La fiesta. Cosas del Panamericano.
 
El streaming, que sacando los dos primeros partidos en los que falló por problemas externos, fue un lujo que se transformó en fundamental e infaltable para los próximos torneos. Las horas post partido que el equipo de estadísticas se quedó en el Mundialista para que el trabajo sea impecable. Las 6 horas de TV que DeporTV puso al aire, doblando lo hecho el año pasado en este mismo torneo. La satisfacción de los organizadores, convencidos que realizaron un torneo a nivel europeo, más allá de alguna queja por parte de los equipos con el fixture y pequeños detalles muy menores. El animador, muchas veces remando en dulce de leche y otras manteniendo a la multitud entretenida. Los voluntarios y su trabajo en silencio. Los aciertos y los errores. Las cosas a repetir y las cuestiones a mejorar. Cosas del Panamericano.
 
El handball. La Copa Libertadores de nuestro amado deporte. Un torneo que debería hacerse siempre en Buenos Aires, para que siempre podamos disfrutar de estas Cosas del Panamericano.

Publicidades

Encuesta

¿Qué producto SH consumís más?
El sitio Web
El perfil de Facebook
El perfil de Twitter
El sitio Web y Facebook
El sitio Web y Twitter
Facebook y Twitter
Web, Facebook y Twitter
Votar

Ver resultados