SuperHandball Magazine en MLA
VALENTINA KOGAN HABLA DE TODO 26/5/2014

El regreso de la número 1

Enviar Artículoenviar artículo

s.penaloza@superhandball.com.ar

Cuando hablamos de jugadoras históricas de la Argentina, no podemos dejar de nombrar a Valentina Kogan: una competidora que representa pasado, presente y futuro en su Sedalo querido y por supuesto, en la Selección Nacional. Con 34 años y una vida que gira en torno a su familia, al trabajo y al handball, Valentina  vive con su pareja, con quien está casada desde octubre del año pasado y trabaja como Directora del Club de Corredores, una empresa que se dedica a organizar maratones y carreras de aventura”.

Una entrevista que recorre su vida personal, su comienzo en el handball, su opinión con respecto a la Liga de Honor actual y cómo ve al conjunto de Lanús Oeste. También deja su visión del crecimiento argentino y plantea un interrogante importante. Además, un viaje a su trayectoria albiceleste y su carrera deportiva en España:

SH: Finalmente has vuelto a vestir la camiseta de Sedalo luego de la lesión. ¿Cómo ves al equipo? ¿Lo ves distinto del que era antes? ¿Está en un proceso de recambio?

VK: “Mi lesión en la rodilla fue un momento bisagra en mi vida. El tiempo de recuperación me tuvo un poco alejada del club y es cierto que al volver me encuentro con un equipo distinto en un montón de cosas pero con continuidades en otros aspectos. Uno de los grandes cambios es que Giyo no dirige más al equipo pero está Pablo Stanevicius, que también es de la cantera, un tipo muy querido y respetado en el club. En cuanto al equipo, hubo movimientos de jugadoras pero la base es la misma que la de los últimos años de Sedalo multicampeón. Y después de tantas temporadas de haber ganado tanto, estar en todas las finales y definiendo torneos, se vino un lógico período de transición que creo que ya se estabilizó y ahora, en Sedalo, se está viendo a un equipo equilibrado que comienza a definir su estructura de juego y qué es lo que quiere en los próximos torneos”.

SH: En cuanto al torneo local, ¿cómo ves esta actual Liga de Honor?

VK: “La veo más competitiva que en los últimos años y no me refiero tanto al nivel sino a que los campeonatos son disputados por más equipos. Desde mi punto de vista, por un lado hay más equipos que pelean arriba y, por otro, la zona media de la tabla se hizo más competitiva, con más equipos que se diferencian de los últimos y que tal vez tienen más posibilidades de sorprender a los que están arriba. Sin embargo, sigo pensando lo importante que sería volver a tener una Liga Federal, con más partidos en el calendario anual y que integre a las diferentes Ligas Regionales”.

SH: Desde el 98’ que formaste parte de la Selección Nacional, ¿cómo observás el  rendimiento y el crecimiento de la Argentina y los logros que ha conseguido?

VK: “A lo largo de tantos años, ¡viví de todo! Pero para sacar cualquier conclusión es muy importante contextualizar cada situación. Hacia el año 1998 no existían becas, los jugadores se pagaban sus viajes y hasta nos prestaban la ropa de juego, que después había que devolver. Arranqué con la mayor en el 2001 y rápidamente supimos posicionarnos en el segundo escalón del podio Americano viendo siempre a Brasil desde atrás, muy atrás. Más allá de mejores o peores momentos de juego, ese lugar se consolidó y alcanzamos el primer lugar de América en el Panamericano de Santiago en el 2009. Esa fue una de las alegrías más importantes en mi carrera ya que en ese equipo de Brasil jugaban casi las mismas jugadoras que años después se consolidarían campeonas del mundo. Y ratificamos esa victoria un año después, volviéndole a ganar en los Odesur de Medellín. No era el Brasil campeón del mundo, pero era el equipo que un año después quedaría quinto en el Mundial. La pregunta que me hago ahora con cierta perspectiva es si no se podría haber crecido más a lo largo de todos esos años. ¿Viste cuando vas al gimnasio y siempre levantas el mismo peso? Entrenás, entrenás, sumás tiempo en el gimnasio y pasan los años y no agregaste ni una pesa a la barra. Bueno, ahora en cambio con Raqui al frente de la selección mayor, se ganó mucho en poco tiempo. Esto pone en evidencia lo importante que es el conductor. Las integrantes del plantel no cambiaron, pero ahora están pudiendo dar lo mejor de sí y del equipo”.

SH: Además, has participado en eventos como Panamericanos y Mundiales. ¿Qué se siente al defender los colores de la Selección y al haber llegado a ser quinta en el ranking de las mejores arqueras del mundo?

VK: “Por todo lo que significa es que todavía sigo jugando. El año pasado antes de lesionarme, estaba evaluando muy seriamente dejar de jugar. Se me estaba haciendo muy cuesta arriba seguir el ritmo de la cantidad de entrenamientos, ya que tengo más trabajo y más vida personal. La lesión me hizo dar un paso al costado sin alternativa y, ese tiempo que estuve fuera recuperándome, fue fundamental para valorar lo que significa la Selección para mi y tener la oportunidad de seguir defendiendo nuestros colores. Me quedó muy claro que quería seguir adelante y volver a atajar. Que quería volver a estar en un torneo oficial con la Argentina y cerrar mi ciclo intentando realizar todos mis sueños. Jugué mundiales, panamericanos, juegos panamericanos, conseguí varios reconocimientos pero no me siento satisfecha. Quiero que Argentina esté en un Juego Olímpico y mi sueño es ser partícipe de ese logro”.

SH: Te saco del ámbito local para preguntarte por tu paso por España. ¿Cómo fue tu  travesía por Europa y qué experiencias has adquirido de la liga española?

VK: “¡Uyy! Fue hace muchos años. Estuve entre el 2002 y el 2005. Pasé por el Balonmano la Calzada de Gijón, Málaga Costa del Sol y Vicar Goya Almeria. En el último club fue que experimenté jugar en la máxima categoría de la liga española. Viajé con la idea de quedarme una temporada y terminé quedándome tres años. Disfruté muchísimo esa etapa aunque también tengo que decir que no es tan fácil viajar sola y hacerte tu lugar. Lo más importante de España es la competencia: jugar todos los fines de semana contra equipos muy competitivos y con jugadoras de nivel, te permite sin duda desde el arco recibir diferentes lanzamientos y te obliga como arquera a desarrollar diferentes aptitudes según las variantes”

SH: Además, sos Licenciada en Relaciones Internacionales y has organizado varios eventos deportivos importantes. Contanos un poco esa faceta, que es estar del otro lado de la línea de la cancha…

VK: “Siempre estuve muy preocupada por formarme y tener una profesión además del handball. De hecho, fue el motivo por el cuál decidí volver de España. Ganaba lo justo para vivir y ni que hablar de ahorrar un peso. Me atormentaba bastante pensando "me recibí en Relaciones Internacionales y cuando vuelva a Argentina a buscar trabajo, voy a tener cero experiencia laboral". Con 25 años decidí regresar para encausarme en el mundo laboral y descubrí mi pasión por la organización de eventos deportivos. A priori, nada que ver con lo que estudié, pero en el fondo uno adquiere herramientas que puede poner en práctica en casi todos lados. Trabajé en la organización de diferentes eventos deportivos y en el 2008 comencé a trabajar en Club de Corredores, donde sigo hasta el día de hoy. Pero la verdad, más que lo que estudié, tengo que decir que el handball me enseñò muchas de las habilidades que utilizo en mi trabajo cada día: la planificación, el trabajo orientado a objetivos, la toma de decisiones en situaciones de extremado stress y a corto plazo, trabajo en equipo, entre un montón de otras cosas”.

SH: También has conformado grupos periodísticos en programas especiales y televisivos, así como transmisiones en directo. Asimismo, has pasado por micrófonos de radio. ¿Es una posible salida laboral esta de los medios de comunicación o no te interesa?

VK: “Fueron experiencias copadas pero surgieron casi de casualidad. Si surge alguna posibilidad que me entusiasme seguramente me sume como lo hice hasta ahora y lo disfrutaré mientras dure. Pero no hago una búsqueda activa de este tipo de trabajos. Si se da, buenísimo e intentaré prepararme para estar a la altura”.

SH: Si de satisfacciones se habla, ganaste el Premio Jorge Newbery de plata en handball como hace poco lo hizo el histórico Andrés Kogovsek. ¿Cuán importante es haber recibido un premio al reconocimiento de uno en lo que hace?

VK: “¡Está buenísimo! ¿A quién no le gusta recibir un reconocimiento por lo que uno hace? Un premio es como una palmada en la espalda que te dice "felicitaciones, estás haciendo las cosas muy bien". Pero inmediatamente tenés que pensar: "Entonces a partir de ahora tengo que hacer las cosas doblemente mejor".

SH: Después de muchos logros personales, ¿cuáles son tus objetivos a corto y a largo plazo?

VK: “A corto plazo mis objetivos están ligados a volver a sentirme al 100%. Recién voy mi segundo partido después de la lesión de rodilla y quiero sumar minutos para dejar rápidamente atrás las secuelas de la lesión. A largo plazo, ¡la verdad que me suena raro! Hace unos años mi largo plazo en el handball eran 5 o 10 años, pero hoy son dos años. En el próximo año, el objetivo es volver a poner a Sedalo bien arriba, volver a ganar el Metro, pelear el Nacional y el Súper 4. Pero mi objetivo más claro e importante en el mediano y largo plazo es jugar la clasificación a los JJ.OO. en Toronto 2015 y, por supuesto, poder estar en Brasil 2016. Esa es mi gran meta y sinceramente es prácticamente lo único que tengo en la cabeza”.

SH: Para cerrar, preguntarte por cómo llevás en la actualidad a la diabetes, una enfermedad que en tus mejores momentos quiso complicar tu carrera deportiva pero que nunca dejaste que lo haga. ¿Cómo son tus cuidados para/con ella y qué le dirías a la gente que sufre lo mismo o alguna enfermedad que le dificulta la posibilidad de hacer algún deporte?

VK: “Lo llevo muy bien. Requiere un seguimiento diario, un trabajo de 24 hs, 365 días al año. No obstante que hay que estar pendiente, lo llevo muy naturalmente. La diabetes me define como persona, es parte de quién soy y, por lo tanto desde mi punto de vista, la única forma de llevarla o cualquier otra enfermedad o problema (no sólo de salud), es hacerse cargo. Asumirlo, interiorizarse, preocuparse y ocuparse. Hay personas con serias discapacidades fìsicas o mentales que hacen deporte. Y no hablo sólo de alto rendimiento, me refiero sobre todo al deporte recreativo. ¿Qué razón puede haber entonces para que cualquiera de nosotros no lo intente? Los miedos y prejuicios están dentro de cada uno y si uno no los supera, difícilmente podamos pedirle a los demás que lo hagan antes que nosotros”.

Foto: Cortesía de Germán Paez www.germanpaez.com.ar

Publicidades

Encuesta

¿Qué producto SH consumís más?
El sitio Web
El perfil de Facebook
El perfil de Twitter
El sitio Web y Facebook
El sitio Web y Twitter
Facebook y Twitter
Web, Facebook y Twitter
Votar

Ver resultados