SuperHandball Magazine en MLA
UNA COLUMNA DE PRIMERA 22/4/2010

Hernán De Lorenzi: Las selecciones no paran de sorprendernos.

Enviar Artículoenviar artículo

Hernán De Lorenzi

Las representaciones femeninas, por ejemplo, han construido con títulos su era dorada, después del doblete panamericano de las Juniors y del oro en Chile y Medellín de las mayores. En todos los casos, se ha derrotado a Brasil en el juego decisivo, a pesar de las enormes diferencias de estructura y presupuesto con las que cuenta Argentina, en relación a las verdeamarelas.

Como salvedad, sólo cabe preguntarse si el dificultoso tercer puesto de la semana pasada en Camboriú es un hecho aislado o si la nueva camada no alcanza el nivel de sus hermanas mayores.

Nuestras selecciones masculinas ostentan una suerte similar. Con juveniles sólo dos goles abajo de Brasil en su casa, con Juniors hegemónicos a nivel continental y milagreros en el plano mundial y una mayor que, nutrida de pibes, perfila para grandes cosas en los próximos meses.

Así va el handball argentino en su representación nacional. Con cuerpos técnicos capaces y una cantera de jugadores que se terminan de cocinar en el exterior, sumando volumen y calidad de trabajo a la garra que traen desde la cuna.

Al mismo tiempo y seguramente como contracara, mantenemos en algunos ámbitos un perfil tan colegial que asusta y que hace todavía más valorable lo conseguido por jugadores y cuerpos técnicos.

Hay un punto en el que nos quedamos sin nafta. Quizá por desconocimiento y seguramente por falta de recursos, vaya a saber.

Pero teniendo en cuenta que pretendemos ser nuevamente sede de un mundial el año próximo, habría que tomar nota de algunos aspectos preocupantes que fueron demasiado claros en el último Panamericano Junior disputado en el Cenard.

Duele saber que sonaron los teléfonos desde muchos puntos del continente ávidos por enterarse cómo salieron sus selecciones, porque no hubo actualización online de los resultados y cuando la hubo, casi siempre fue tardía.

Duele ver a un ex árbitro internacional de mucho renombre secando el piso porque no se previó que hubiera un grupo de colaboradores.

Un torneo del que mucha gente ni se enteró porque desde la organización no hubo una gacetilla (ni hablar de un lanzamiento de prensa).

En síntesis, si me conocés y seguís el programa, sabés que no estamos para ponerle el pie a nadie y sólo intentamos aportar un granito para el crecimiento del deporte.

Y así como hay una enorme cantidad de dirigentes que le dan más de lo que pueden o tienen a este deporte, seguramente hay otros tantos que deberían crecer a la par de los jugadores y técnicos. Y ser, como ellos, cada día mejores en lo suyo.

Si vamos a hacer un mundial, que sea serio y organizado.

Que tenga difusión y una política de prensa profesional.

Que esté en los medios sin esperar a que los medios vengan a nosotros.

Que no se parezca ni un poco al descalabro de 1995 (Mundial Junior disputado en Ballester y Mendoza) que casi deja al handball argentino en quiebra y expulsado de la IHF.

Crezcamos todos. Vivimos tiempos históricos y parafraseando el slogan del programa, no me cabe dudas de que lo mejor está por venir.

Que no sea "a pesar de".

Les mando un abrazo y nos escuchamos el lunes de 22 a 24hs

Publicidades

Encuesta

¿Qué producto SH consumís más?
El sitio Web
El perfil de Facebook
El perfil de Twitter
El sitio Web y Facebook
El sitio Web y Twitter
Facebook y Twitter
Web, Facebook y Twitter
Votar

Ver resultados