SuperHandball Magazine en MLA
AMISTOSO INTERNACIONAL JUNIOR 24/3/2008

Histórico empate de los pibes en su segunda presentación (Argentina 27 - Dinamarca 27)

Enviar Artículoenviar artículo

Luciano Emanuel Giliberti

Muchas expectativas se generaron en el ambiente del handball local a causa de la llegada de este juvenil combinado de Dinamarca, el primer campeón del mundo que visitó el país. En ambos cotejos la selección nacional estuvo acorde a la exigencia y en SAG Villa Ballester los más de 1500 espectadores que dijeron presente pudieron ver dos encuentros de primer nivel, de los cuales, el primero disputado el sábado fue para los daneses por 27-23 y el segundo, jugado el domingo, culminó con un empate en 27 entre ambas selecciones.

En el choque que abrió la serie los juniors nacionales estuvieron reforzados con algunos mayores que están entrenando en el Cenard con vistas al Preolímpico, como es el caso de Facundo Torres, Gabriel Canzoniero, Pablo Portela, Matías Lima y Damián Migueles, por ejemplo. El jugador de SAG Lomas fue, junto con Federico Pizarro, de lo mejor de la defensa nacional, marcando como adelantado en la segunda mitad. Muchas fueron las pelotas robadas y las salidas de contra, pero las fallas en la definición impidieron que Argentina pudiera mantenerse en la pelea. Los nórdicos, que venían de ganar en sus dos presentaciones en Brasil, dejaron en knock out a su oponente con los lanzamientos externos de sus armadores  y con su poderío físico, en especial el de sus primeras líneas, además de su vistoso juego posicional. La visita supo aprovechar también la salida veloz de contragolpe para estirar las acciones y sacar una diferencia que sería definitiva al cabo de la primera mitad.

Durante el segundo tiempo los dinamarqueses, que legaron a sacar 10 goles de ventaja, seguían dominando las acciones, pero sin ser avasallantes. Argentina tenía problemas por el centro de la defensa y los inconvenientes a la hora de definir en la meta rival perduraron a lo largo de todo el complemento. Sin embargo los dirigidos por Gallardo se mantuvieron con vida más por la actitud de sus jugadores que por el nivel de juego mostrado. En este tramo del encuentro la figura de Juan Bar dijo presente en el mundialista de Ballester: El arquero de SAG Polvorines tuvo varias tapadas importantes y también fue uno de los que sobresalió en el conjunto local. Finalmente, a pesar de la gran remontada albiceleste en la recta final, fueron los daneses quienes salieron aireosos gracias a las impresionantes atajadas de su guardavallas Kasper Larsen, quien blindó su portería con cerrojo en los minutos finales del cotejo.

La segunda presentación fue probablemente lo mejor que se haya visto de una selección nacional en mucho tiempo ante un oponente europeo, y se logró de la mano de los jugadores más jóvenes, ya que el plantel estuvo compuesto en un 100% por ex-juveniles y juniors entrantes. Los 30 minutos iníciales tuvieron como dominador excluyente a los conducidos por Dady Gallardo, quienes ya promediando el primer cuarto de hora lideraban las cosas con un marcador de 10-3 en la pizarra, tanteador inimaginable teniendo en cuenta la potencia que estaba parada en frente dentro del 40 X 20.

Diego Simonet cumplió un papel importantísimo distribuyendo juego desde el centro y también aportó una cuota goleadora con 9 tantos, lo que lo ubicó como el goleador del amistoso. Además, con una defensa 3-2-1 con la que se plantó el equipo, con Schiaffino ordenando el fondo, le generó innumerables problemas al ataque rival, que prácticamente nunca terminó de encontrarle la vuelta a este sistema, que funcionó principalmente porque tuvo muy buenos intérpretes. Con estas armas más las arremetidas de Pablo Vainstein y Fernandez en el extremo izquierdo la selección que finalizó cuarta el último mundial junior se fue sorpresivamente al descanso con el resultado en su favor.

Durante el complemento se dió una lógica levantada de los campeones mundiales. Los daneses, muy certeros en la definición nivelaron las acciones y hasta llegaron a ponerse 2 goles arriba en el tablero. A partir de ahí comenzó otro partido, mucho más parejo y con trámite más acorde a lo que se podía llegar a esperar a priori. Los chicos argentinos lo dieron vuelta con muchisimo corazón, pero sobre el final no pudieron mantener el ritmo y no pudieron cerrarlo a su favor, cosa que también les había pasado contra Polonia y Croacia en aquel histórico certamen de Bahrein.

Fue un meritorio empate de los chicos de Gallardo frente a la selección dinamarquesa; hay que destacar que esta generación volvió a dar muestras de que se le pude jugar de igual a igual a una potencia europea. Desde ya el saldo es positivo y si desde la dirigencia se sigue guiando a estos chicos como se lo ha hecho hasta ahora, las alegrías pueden ser aun más grandes en los próximos años para el handball nacional.

Desde el punto de vista organizativo, tal vez lo más positivo haya sido el evento en si, ya que se pudo traer a la Argentina por primera vez una potencia como Dinamarca, con jugadores que seguramente estarán dando que hablar en los clubes más importantes de la ligas top en los próximos años. Aislado, como aspecto negativo queda la poca difusión: los medios masivos ignoraron el choque y el único espacio que ocupó fueron unas pocas líneas en Clarín y La Nación, espacio que el Handball deberá recuperar si quiere volver a estar en primera plana deportiva.

Foto: Dinamarca mueve el balón mientras el DT Gallardo ordena en el fondo a sus hombres.

Publicidades

Encuesta

¿Qué producto SH consumís más?
El sitio Web
El perfil de Facebook
El perfil de Twitter
El sitio Web y Facebook
El sitio Web y Twitter
Facebook y Twitter
Web, Facebook y Twitter
Votar

Ver resultados