SuperHandball Magazine en MLA
LoNdON CUP 7/4/2012

La velocidad Coreana fue demasiado

Enviar Artículoenviar artículo

ignacio.juliano@superhandball.com.ar

A diferencia de ayer, la Selección Argentina no le encontró la vuelta a su rival. No contó con el buen juego que viene demostrando y cayó frente a Corea por 31 a 25.

El último antecedente indicaba un empate en el Mundial de Suecia 2011. Marcando un abismo con Gran Bretaña, el campeón asiático se encuentra dentro de los parámetros del conjunto nacional.

En la etapa inicial se vio la mejor versión argentina. Si bien no contó con un buen trabajo de su primera línea durante todo el encuentro, llegaba al gol por medio de pelotas hacia el pívot Gonazalo Carou o lanzamientos desde los siete metros.

La velocidad y explosión de piernas de los coreanos fue una constante de principio a fin. A tal punto que motivó pérdidas ajenas y propias. Con contragolpes a ritmo furioso, Corea encontraba grietas en la muralla gladiadora.

Promediando los 15’ el resultado estaba 7 a 6 para Argentina. Dady Gallardo optó por cambiar toda la primera línea. Ingresaron Guido Riccobelli, Diego Simonet y Damián Migueles. Una vez más, el jugador de Unlu hizo lo suyo con lanzamientos externos.

Trámite de gol a gol y paridad absoluta. Faltando tres minutos para el cierre y con el marcador igualado en 11, el árbitro cobró al revés un lateral que era favorable para la Argentina y comenzó la debacle. Penal en contra y exclusión para Riccobelli.

Con un jugador más en cancha, los asiáticos cerraron mejor el primer tiempo y se fueron con una ventaja de dos goles al descanso: 14 a 12.

Segundos 30 minutos. El entrenador juntó a los hermanos Simonet en cancha, peo esta vez no pudo ser. No hubo juego, no hubo suerte. No salió ninguna. La Selección presentó dificultades en el juego posicional y se topó con un arquero coreano encendido.

Para colmo, cada contra asiática, incluso con inferioridad numérica, era bien resuelta y con destino de gol. Al mismo tiempo, los árbitros estuvieron permisivos con el riguroso contacto físico que propuso Corea. El correr de los minutos y el no encontrar un rumbo hizo fastidiar al conjunto argentino.

Con 15’ en el reloj, Corea ganaba por 22 a 15, mayor ventaja en todo el partido. A esta altura las exclusiones ya pasaban a ser moneda corriente para los dos equipos. Dady Gallardo probó con Juan Manuel Vázquez en el lateral, pero el jugador de River tuvo pocas situaciones.

Minutos más tarde el DT argentino volvió a poner a la ex primera línea del Torrevieja en cancha. Federico Vieyra empezó a soltar el brazo, Federico Fernández siguió con su cuota goleadora y se logró achicar la distancia a tres tantos. Sin embargo, en tan sólo un instante, Corea volvió a sacar la diferencia. El tiempo restante era cada vez menos, el camino por recorrer cada vez más cuesta arriba.

Sin bajar los brazos en ningún momento, Argentina fue en busca del partido. De todas maneras, Corea capitalizaba cada oportunidad que se le presentaba y mantenía la diferencia. Gallardo pateó el tablero una vez más: Federico Pizarro al lateral derecho.

Poco por jugar y seis goles abajo. La Selección salió a marcar arriba, pero no encontró respuestas. El partido se le presentó adverso desde el inicio. A pesar de las exclusiones rivales no supo contrarrestar el juego coreano.

El campeón de Asia se llevó el encuentro por 31 a 25 y se repuso de su derrota frente a Túnez. El conjunto de Dady Gallardo espera por los africanos con la consciencia tranquila: si bien no jugó de la mejor manera, no se entregó en ningún momento.

Foto: Extraida de http://depormusic.blogspot.com.ar

Publicidades

Encuesta

¿Qué producto SH consumís más?
El sitio Web
El perfil de Facebook
El perfil de Twitter
El sitio Web y Facebook
El sitio Web y Twitter
Facebook y Twitter
Web, Facebook y Twitter
Votar

Ver resultados