SuperHandball Magazine en MLA
PANAMERICANO JUNIOR FEMENINO 6/4/2014

Las chicas terminaron terceras

Enviar Artículoenviar artículo

luciano.giliberti@superhandball.com.ar

En el cierre del torneo que se disputó en el Cenard y en el Instituto Romero Brest, Argentina ayer culminó la participación con una derrota 33-17 ante Brasil, que por séptima vez se quedó con el título continental de la categoría sub 21, y por diferencia de gol clasificó al Mundial Croacia 2014 como el tercer equipo americano.

Desde el principio las brasileras dominaron las acciones y no le dieron chances a una selección argentina que, pese a las ganas y la entrega de las chicas, no encontró la manera de contrarrestar el poderío visitante, sobre todo en el aspecto físico. Argentina merecía otra despedida, sin embargo la actuación global dejó varios aspectos positivos para destacar.

Por un lado la personalidad que mostró el equipo en los momentos de máxima tensión. Ante Paraguay el jueves debió remontar un primer tiempo muy exigente y el viernes frente a Uruguay, que derrotó a Brasil y terminó en la segunda colocación, ganó un partido muy caliente y peleado en el cual las uruguayas se jugaban la posibilidad de dar a la vuelta olímpica una fecha antes del final del Panamericano junior femenino. 

Sobre todo en esos encuentros, Argentina nunca perdió la línea, ni la calma y fue inteligente para manejar la presión y las situaciones adversas que proponía el desarrollo. Sostenido en esos pilares, logró dos victorias que más allá de lo estadístico sirvieron mucho desde lo anímico y para el crecimiento del equipo.

Otro punto importante fue la empatía que se creó con el público. Durante toda la semana mucha gente se acercó al Cenard para alentar y acompañar a las chicas dirigidas por Eduardo Peruchena. Si bien todas las selecciones argentinas cuando son locales en un torneo relevante cuentan con un fuerte apoyo, este grupo supo generar una relación especial con la gente.

El viernes durante un partido clave ante Uruguay se vivió un clima muy efervescente, con el extra que fue la única vez que el visitante tuvo hinchada, poco habitual para el handball femenino en el país. El sábado, en un día complicado por el mal tiempo y con fecha en la Liga de Honor Caballeros, ante Brasil hubo espectadores que tuvieron que ver el encuentro de pie porque en las tribunas no había más lugar.

Por otra parte, Elke Karsten, la única del plantel con experiencia en la selección mayor, jugó por primera vez una competencia oficial de local con la camiseta celeste y blanca en la cancha siguió dando señales de que es uno de los principales proyectos del handball argentino. 

Mostrando mucha madurez para una chica de 18 años, era la encargada de manejar los tiempos de juego y cuando apretaba el acelerador marcaba la diferencia.

Además se vieron insipientes signos que para la juventud se empieza a convertir en una referencia. De hecho después de cada presentación la jugadora de Quilmes era una de las preferidas en el pedido de fotos.

Todo el plantel en general mostró un buen nivel y las jugadoras que tuvieron que ingresar rindieron, pero entre los puntos altos además de Karsten se pueden destacar a Macarena Sanz, Rocío Campigli y Romina Ramazzotti.

En la edición 2012 del Panamericano junior femenino en Santo Domingo, Argentina también culminó tercera, pero desde el juego no quedaron sensaciones positivas. Dos años después en el Cenard se evidenció un salto de calidad y una proyección alentadora para una generación que definitivamente dejó atrás la eliminación del Mundial juvenil de 2012 y que todavía promete seguir creciendo aún más.

Foto: Argentina cerró una muy buena actuación en el Panamericano. (@roalzugaray)

Publicidades

Encuesta

¿Qué producto SH consumís más?
El sitio Web
El perfil de Facebook
El perfil de Twitter
El sitio Web y Facebook
El sitio Web y Twitter
Facebook y Twitter
Web, Facebook y Twitter
Votar

Ver resultados