SuperHandball Magazine en MLA
Apertura 2019 2/7/2019

Mano a mano hemos quedado

Enviar Artículoenviar artículo

Román Bravo

Tangazo. Partidazo. Otra vez, como cantaba Julio Sosa, Ballester vs Unlu, face to face por la corona. Como viene ocurriendo desde aquel invierno de 2015, los de Márquez y 9 de julio enfrentarán a los de San Fernando en otra batalla que será disfrutada por todos en #HANDBALLenDEPORTV, desde el Mundialista el sábado a partir de las 20:00. El que gana será campeón. Si hay empate, el título quedará para el dueño de casa, quien ya está un poco cansado de perder en casi todos los duelos trascendentales ante su rival. Amigos, lo que viene. Cuantas emociones.

Decenas de partidos, mil historias. Como contábamos, la rivalidad, sana sin dudas, arrancó en aquella final con un estadio explotado donde Nicolás Vella le tapó un mano a mano a Andrés Kogovsek en los últimos segundos para el primer título del viejo CEF tras un par de décadas. Festejo explosivo, lágrimas para varios de los players egresados “del playón” y el primer título para el Súper UNLu, que el sábado irá por el décimo. Eso fue en 2015. De ahí para acá, siempre brindaron puro espectáculo esos choques.

Hubo goleadas repartidas para ambos lados, hubo festejos de las dos entidades. Inolvidable será el Super 4 de 2017, cuando Elio Fernández se despedía de su Ballester ganándole en Lomas al equipo que, 3 meses después, comenzaría a dirigir. Seguramente, El Gallego, quién contó con Santi Cánepa y Nico Bono en nivel superstar, venció a sus hijos siendo consciente de que al poco tiempo iba a ser su DT. Esa fue la última victoria resonante del rojo en el ámbito local. Título en el sur y sequía en 2018, más allá del subcampeonato continental.

Como no recordar, entonces, el último Súper 4. En diciembre pasado, un UNLu diezmado por las bajas -sin Federico Pizarro ni JP Fernández- perdía por 5 goles de diferencia (12-17), hasta que llegó la defensa abierta del INEF y una remontada con los pibes, escrita por muchos nombres desconocidos o con poco rodaje (Vera y Batistela, por ejemplo) y con jugadores en puesto no habituales -Nacho Pizarro de lateral-. Inolvidable ante los ojos de todo Vicente López.

Hubo 3 finales en el Estadio Mundialista. Todas para los celestes. Y con 3 años de diferencia: 2015 y 2016, ambos por el Apertura, y 2018 por el Nacional. El historial marca que mandan los Pizarro, los Fernández y compañía. En Femebal, en el país, y en el continente. Porque los duelos en los Torneo Panamericano también quedaron en el bajo de San Fernando ¿Qué ocurrirá entonces en esta nueva edición del clásico del último lustro? ¿Habrá revancha de la marea roja? ¿Celeste aunque cueste? ¿Quién se pone la corona de Dorrego, rey actual del metropolitano?

Acá estamos hablando de finales de los torneos locales, de Nacionales y de Súper 4. De duelos en América. De partidos ásperos, bien jugados, con tensión, con pasión y mucho handball. Así son los Ballester-UNLu. Picantes, pero con “buena leche”. Prepárense, amigos. Será un duelo inolvidable. Los dos equipos se miran a los ojos, desafiantes, y tienen claro el mensaje: “Nada debo agradecerte, mano a mano hemos quedado”.

Foto: Germán Páez/Prensa Femebal

Publicidades

Encuesta

¿Qué producto SH consumís más?
El sitio Web
El perfil de Facebook
El perfil de Twitter
El sitio Web y Facebook
El sitio Web y Twitter
Facebook y Twitter
Web, Facebook y Twitter
Votar

Ver resultados