SuperHandball Magazine en MLA
GRAN BRETAÑA 3/4/2012

Nacimiento y génesis de un desconocido

Enviar Artículoenviar artículo

luciano.giliberti@superhandball.com.ar

La situación sucedió en Saint Pancras, una de las estaciones más transitadas de Londres, durante un evento promocional de la British Handball Association (BHA). Ciarian Williams, integrante de la selección británica, se acercó con una pelota a un chico que caminaba con su mamá. "¿Sabés para qué deporte sirve?", preguntó Williams intuyendo que la respuesta iba a ser errónea. “Fútbol”, respondió automáticamente el nene que rondaba los 10 años. "No, es para handball", corrigió cordialmente Williams y lo invitó a realizar unos lanzamientos de prueba en un arco especial que habían armado en una de las plataformas.

Lo descripto en el párrafo anterior fue registrado por un informe de la cadena Eurosports y resume el nulo arraigo que tiene el handball en Gran Bretaña. Como consecuencia el anfitrión del próximo torneo olímpico no resulta un nombre familiar en las grandes citas handbolísticas  y es muy poco lo que se sabe acerca suyo.

Gran Bretaña, que el jueves debutará con Argentina en la London Handball Cup, durante casi 2 décadas fue un equipo inactivo y actualmente habita el inframundo del Planeta Handball.

Beatles, fútbol y handball

Corría 1967 y la banda de sonido dominante en Liverpool estaba a cargo de The Beatles. Los Fab Four se encontraban en el pináculo artístico con la edición del revolucionario Sgt. Peppers Lonely Hearts Club Band y con una nueva aparición en la pantalla grande gracias al estreno de Magical Mystery Tour. Al mismo tiempo la mitad de la ciudad vibraba con Liverpool FC, uno de los protagonistas de esa legendaria era del fútbol inglés.

Dentro de ese contexto efervescente que reinaba en Liverpool y en donde no había espacio para el handball, Phil Holden, Chris Powell, Jeff Rowland y Andy Smith, se lanzaron a la aventura de fundar la BHA. Más tarde a estos 4 profesores se les sumó Ken Watson, dueño de una casa de deportes que sirvió como sede de la nueva asociación. Al año siguiente en Amsterdam la IHF aprobó el ingreso de la flamante entidad.

Gran Bretaña debutó en 1969 con una derrota 12-30 ante Italia en un amistoso. Ese sería el inicio de varias goleadas, la mayoría en clasificatorios para mundiales y Juegos Olímpicos. Como puntos más escandalosos sobresalen un 1-31 ante España y 5-55 contra Noruega en los preolímpicos para Múnich 1972 y Montreal 1976, respectivamente.

Sin embargo, en 1972 la BHA inauguró el listado de ganadores del Hans Bauman Trophy, galardón que entrega la IHF a las federaciones nacionales con un rol importante en la difusión del handball y que en 2010 recibió la Confederación Argentina de Handball.

Pese a esto la competencia interna era demasiado pobre, había escases de jugadores y no podía nutrir a las selecciones. En 1984 luego del décimo puesto en el Mundial C en Italia, en donde ganó por primera vez un partido en una competencia reconocida por la IHF (19-21 a Islas Feroe), sin que nadie lo notara Gran Bretaña desapareció.

Vientos de cambio

Cuando en 2005 Londres fue elegida por tercera vez sede de los Juegos Olímpicos, el handball británico salió del letargo. La oportunidad de ser local en un evento de tal magnitud abrió la posibilidad de recibir una inversión monetaria y una exposición mediática que jamás había experimentado.

La BHA debió empezar desde cero a armar dos equipos (femenino y masculino) medianamente competitivos para, al menos, no pasar papelones en casa. Se contrataron técnicos extranjeros, se nacionalizaron jugadores y se incorporaron deportistas provenientes de otras actividades que vieron una buena posibilidad para ser protagonistas en Londres 2012. “Nunca había visto handball. Miré en Youtube para ver cómo era y decidí probar”, contó Louise Jukes, miembro de la selección femenina y ex jugadora de hockey sobre césped. Otro caso similar es el del capitán del conjunto masculino, el arquero Robert White, que antes era futbolista.

En busca de acrecentar el nivel en Aarhus, Dinamarca, se abrió la British Handball Academy, proyecto que no prosperó por la crisis económica, y por medio de acuerdos jugadoras y jugadores emigraron a ligas profesionales como la noruega, la sueca, la danesa o la Bundesliga. Todo esto, además, estuvo acompañado por diversas campañas publicitarias como la mencionada en Saint Pancras.

Después de tanto tiempo penando, los resultados finalmente aparecieron. En septiembre de 2009 en Liverpool Gran Bretaña venció 24-23 a Finlandia en un partido por la ronda clasificatoria para el Europeo femenino de 2010, lo que quedó en la historia como el primer triunfo a nivel de mujeres en una competencia reconocida por la EHF o la IHF. Al año siguiente por las eliminatorias para el Europeo 2012 los varones por fin pudieron celebrar una victoria en esta nueva etapa: superaron 33-32 a Bulgaria.

La falta de tradición, la escasa competencia y una incipiente estructura organizativa a gran escala, hacen que para Gran Bretaña ganar un partido en Londres 2012 sea una proeza y subirse a un podio una utopía. Ante este panorama la aspiración es utilizar los Juegos Olímpicos como legado para que en un futuro lejano poder tener mayor participación en las competencias importantes y así dejar de ser un equipo desconocido.

Foto: Gran Bretaña quiere empezar a figurar en el handball. (British Handbal Association)

Publicidades

Encuesta

¿Qué producto SH consumís más?
El sitio Web
El perfil de Facebook
El perfil de Twitter
El sitio Web y Facebook
El sitio Web y Twitter
Facebook y Twitter
Web, Facebook y Twitter
Votar

Ver resultados