SuperHandball Magazine en MLA
Talant Dujshebaev 31/12/2018

“Soy un ciudadano del mundo”

Enviar Artículoenviar artículo

Juan Manuel García

Talant Dujshebaev, considerado 2 veces el mejor jugador del mundo y actual entrenador del Kielce de Polonia, estuvo de visita en Argentina y charló en exclusiva con Superhandball. Su relación con Eric Gull, el presente de la selección de cara al próximo Mundial, el momento de Diego Simonet, las posibilidades del Montpellier en la Champions, sus hijos y sus inicios en el handball fueron algunos de los temas a los que se refirió.

Nacido en la República Socialista Soviética de Kirguistán hace 50 años, pero nacionalizado español por elección. Casado con Olga Duyshebaeva, ex arquera rusa y atleta olímpica y con 2 hijos nacidos en Santander, España. Jugó en Alemania y en la Liga Asobal, dirigió a las selecciones de Polonia y Hungría. Fue técnico del BM Ciudad Real, el Atlético Madrid y desde 2014 está al frente del Kielce polaco.

En donde estuvo, Talant Dujshebaev dejó su marca y los distintos lugares en los que se radicó lo fueron adoptando. Se puede pensar que, por logros deportivos y por tiempo, España podría ser como su segundo hogar. Pero él, está lejos de considerarse un español más. Está muy agradecido por lo que vivió en ese país, pero no olvida sus raíces. Se define como “un ciudadano del mundo” pero en sus venas tiene “sangre al 100 por ciento kirguista. Soy nativo de ahí. Nací y moriré kirguista”, aseveró.

Uno de los mejores grandes jugadores de la historia, sino el mejor, estuvo de visita en Argentina y charló en exclusiva con Superhandball. Su relación con Eric Gull, quien fue su anfitrión en nuestro país, el presente de la selección, de cara al próximo Mundial, la actualidad de Diego Simonet, a quien definió como “un crack a nivel mundial”, las posibilidades del Montpellier en la Champions, el momento de sus 2 hijos, Alex y Dani, a quienes dirige en el Kielce, y sus inicios en el handball, fueron algunos de los temas a los que se refirió Dujshevaed, en una extensa entrevista.

- Sorprende su visita a Argentina ¿qué anda haciendo en nuestro país?
- Desde hace muchos años tenía ganas de venir a conocer Argentina. Afortunadamente tengo a un jugador, que es un amigo, como es Eric Gull. En España tuvimos la gran suerte de compartir tiempo juntos. Conocer Argentina en una semana es imposible, necesitas mucho tiempo y por suerte lo hemos tenido, por eso decidimos venir para acá.

- ¿Qué fue lo que más lo sorprendió del país?
- Es tan grande, tan largo y con tantas diversas climatologías. Fue una gran sorpresa para mí. En Argentina hay de todo.

-  Además, cuenta con un gran anfitrión, que también es su amigo, como es Eric…
- Sí. Eric nos recibió aquí, como mucha gente, como Guillermo Cazón, Guillermo Milano… Nos trataron muy bien. Nos ayudaron para que conozcamos la mejor parte de Argentina. Viajamos mucho, conocimos muchos lugares y es muy bonito.

- ¿Aprovechó para recordar con Eric la etapa que compartieron en Ciudad Real?
- Por supuesto. Hicimos un viaje juntos a Iguazú, estuvimos en el Calafate. Tuvimos tiempo para comer, tomar buenos vinos y charlar muchas cosas del pasado, también del presente y del futuro.

- ¿Qué fue lo que lo llevó a confiar en él, para la parte final de aquella Champions, cuando estaba en la etapa final de su carrera?
- Afortunadamente para Eric y para nosotros era un momento adecuado para juntarnos, jugar juntos. Estoy seguro que Eric nos dio mucho. Jugó muy bien la semifinal con Kiel y alcanzamos el Final Four de la Champios League con Eric jugando muy bien.

- ¿No le importó en ese momento que estuviese en un handball inferior en relación a lo que era la Liga Asobal y la Champions?
- No. Como cualquier jugador, tuvo sus buenos y malos momentos. En ese momento, pienso yo, que era positivo para las dos partes, tanto para él como para nosotros.

- Aprovechó su viaje también para visitar a la selección argentina ¿qué fue lo que vio cuando estuvo en el CeNARD?
- Como estuve aquí de visita y tengo muchos amigos del mundo del balonmano, aproveché para ir a ver las instalaciones que dispone la selección argentina, ver también cómo entrenan. Estoy muy agradecido y les deseo lo mejor en el Mundial de Alemania y Dinamarca.

- ¿Cómo ve hoy al handball argentino?
- Todo el mundo sabe que, con relación al nivel internacional, el balonmano argentino está en una situación muy difícil, la gente tiene que buscar para sobrevivir. Me alegra mucho que en los últimos años el handball en Argentina haya crecido, que los jugadores, sobre todo de selección, tienen la posibilidad de jugar en Europa, de mostrar su calidad y competir en Juegos Panamericanos, Juegos Olímpicos y campeonatos mundiales.

- ¿Puede seguir creciendo y superar el lugar que hoy ocupa?
- Ojalá. Un país con 45 millones de habitantes y con el deporte muy cerca de lo que es la mentalidad de la nación, yo creo que sí. Ojalá, algún día, tengamos en Argentina, en Brasil y en Sudamérica, un balonmano de primerísimo nivel, como hay en Europa.

- ¿Cómo ve a la selección para el siguiente Mundial, sabiendo que no tiene piezas fundamentales como Diego Simonet, Federico Pizarro y Pablo Vainstein?
- Siempre digo, la planificación y tener los 2 pies en el suelo, es lo más importante. Cada uno sabe que, cuando en una selección faltan las figuras, es muy difícil. Supongo que Manolo Cadenas, el magnífico seleccionar de Argentina, sabrá lo que quiere. Para mí, lo más importante es la presencia de esta selección en los Juegos Olímpicos. Es una buena oportunidad para darle la posibilidad de jugar en este Mundial y crecer a gente joven.

- ¿Cómo es su relación con Manolo Cadenas?
- Bien. Este año volvió a Europa, está dirigiendo al Meshkov Brest bielurruso, en la Champions. Nos enfrentamos, nos vimos. Al él también le viene bien tener un ritmo competitivo.

- Le tocó enfrentarse al Montpellier en la Champions 2015-2016 y en la actual ¿Cuál es su opinión sobre Diego Simonet?
- Todo el balonmano argentino podría estar satisfecho, contento y orgulloso de este chico. En un deporte no muy reconocido en Argentina, no siempre sale una figura tan reconocida como Diego Simonet u otros, como en su momento fue Eric Gull o Gonzalo Carou. Está siendo, en los últimos 3 o 4 años, uno de los jugadores de primerísimo nivel, siendo uno de los mejores del mundo. En la última Champions fue nombrado el MVP de este torneo. Eso dice mucho a favor de él. Es un crack a nivel mundial. Le deseamos todo lo mejor.

- ¿Está entre los 10 mejores del handball mundial?
- Cada uno tiene su gusto. Los 10 mejores mucho no importa, lo más importante es que un crack mundial, lo diría de ese modo. No sé si está entre los 10 mejores, los 12, los 3 mejores. Lo más importante es que hay jugadores argentinos y también brasileños que hoy están a un grandísimo nivel.

- ¿Desde su experiencia, después de la exigencia que tuvo Diego a lo largo del año, es normal esta seguidilla de lesiones?
- Sí. Es normal. El ritmo de competición es tan duro. Jugar la liga francesa, la Champions, jugar con su país, con Argentina, es mucha carga física y es un muy buen momento para que el jugador pare un poco, se recupere. Siempre digo, las estrellas del mundo del deporte siempre tienen que rendir al mejor nivel. Nosotros estamos seguros que Diego lo es. Este descanso, en este momento, le va a venir bien. En la cita más importante, como es la clasificación a los Juegos Olímpicos, él estará bien.

- ¿Lo sorprende el presente el Montpellier en la Champions?
- Yo creo que van a conseguir clasificar. Además, el deporte es así. Nunca es fácil competir en todos los frentes. Cuando tenés una temporada con tantas lesiones, bajas de jugadores importantes, en especial la salida de Fabregas, que dejó al equipo para irse a Barcelona, es muy difícil de reemplazar. Además, a Montpellier no lo ven como un equipo revelación, es un verdadero campeón y todos le quieren ganar. Son cosas normales. El que conoce lo que es el mundo del deporte, no hay ningún tipo de problemas que tenga su entrenador, Patrick Canayer, que solamente sea juntar a la plantilla y desear que todos estén bien.

- ¿Puede llegar a conseguir la clasificación?
- Yo creo que sí, quedan 4 jornadas y todo depende de ellos. Van a luchar a muerte hasta el final para estar en zona de clasificación. Estoy seguro que lo van a conseguir.

- Su equipo está en el mismo grupo y con grandes chances de avanzar de ronda ¿Cómo está hoy el Kielce?
- Estamos bien, con un equipo en plena renovación. Tenemos un reto a largo plazo. Estamos planificando detalladamente nuestro futuro. Estamos muy contentos con la evolución de nuestro equipo. También tuvimos muchísimos problemas, nunca pudimos jugar un partido con el equipo completo. Tuvimos a varios de nuestros líderes como pequeños problemas físicos. Esperemos que en lo que nos queda, que son 4 jornadas, cumplamos con el objetivo. Vamos a luchar por el segundo lugar en el grupo, que nos da buenísimas posibilidades de avanzar al Final Four.

- ¿Qué le genera tener a sus 2 hijos en el plantel?
- Son cuestiones muy normales. No soy padre de mis hijos en ese sentido, cuando estamos dentro del 40 x 20 yo soy su entrenador y dirijo a cada uno de ellos, eso está claro. Como padre, estoy contento por mi mujer, que los tiene a su lado y no tiene que preocuparse mucho, los puede ver todos los días. Para mí, como entrenador, es un placer estar viendo cómo mis hijos crecer y que están jugando en un nivel adecuado para estar a la altura de un equipo tan exigente como es el Kielce.

- Recién me nombraba a su esposa ¿que usted y ella hayan sido jugadores importantes dentro del handball es lo que hizo que sus hijos se inclinaran por este deporte?
- Sin dudas, siendo que es así. Nunca los obligamos a escoger el deporte que ellos querían. Para nosotros es una alegría que en seamos una familia puramente deportiva y de balonmano. Ellos siguieron nuestros pasos sin ningún tipo de obligación.

- ¿En qué momento decidieron inclinarse por el handball?
- Cada uno tenía, por supuesto, la libertad por parte nuestra e hicieron muchos deportes. Intentaron jugar al golf, al tenis, al fútbol, al baloncesto. Supongo que, en las raíces, en la sangre, está el balonmano. Estamos muy felices.

- ¿Es verdad que Alex estaba abocado al fútbol y que un día le dijo que quería dedicarse al handball?
- Sí, fue así. Hacía las 2 disciplinas, tanto fútbol como handball. Supongo que los genes influyeron a la hora de decidir qué camino iba a elegir. Creo que acertó. Está muy feliz de ser jugador de balonmano.

- ¿Cómo ve el presente de Dani en el Kielce? Da la sensación de estar afianzado y pasando un buen momento.
- Dani, está claro, que es un jugador joven, tiene 21 años. Está bien. Todavía necesita paciencia, trabajo, mucho tiempo de dedicación. Espero que, con el tiempo, pueda llegar a ser un gran jugador.

- ¿Cómo fueron sus inicios en el handball?
- Es difícil de explicar. Dentro de la Unión Soviética, yo era de una ciudad pequeña, de Kirguistán, donde el balonmano no era un deporte tan popular. Tuve la suerte de tener grandes entrenadores, que me prepararon y me dieron la posibilidad de subir a Primera, con 16 años, y marcharme con 18 años a Moscú y vivir una gran experiencia, en un club grande como fue el CSKA de Moscú, en aquellas épocas. Todo fue un cúmulo de suerte que tuve en la vida, que me permitieron llegar.

- ¿A qué edad se dio cuenta que podía llegar a donde llegó?
- Creo que a los 16, 17 años empecé a darme cuenta que, con confianza y con ganas, podía conseguir las metas más altas posibles. Hubo un gran trabajo por parte de los entrenadores, que me permitieron, con la confianza por parte de ellos, llegar a ser un buen jugador.

- ¿Se imaginó que iba a ser considerado como el mejor jugador del mundo?
- Siempre digo que uno tiene que soñar con las metas más altas. Afortunadamente, siempre fui un joven con mucho entusiasmo, muchas ganas y mucha confianza. Eso me permitió soñar con lo más alto. Gracias a los entrenadores, siempre pude conseguir los objetivos que me planteé.

- ¿Quiénes fueron sus referentes a lo largo de su carrera?
- Aquellos, en primer lugar, fueron aquellos deportistas que no tienen mucho que ver con el balonmano. Fueron jugadores de fútbol, baloncesto. Diego Armando Maradona, Pelé, Michael Jordan. Deportistas de otras disciplinas. Cuando uno encamina su futuro profesional en el deporte, busca ejemplos en otras disciplinas. Afortunadamente tuve a muchos.

- ¿Qué lo llevó nacionalizarse y jugar para la selección de España?
- Hay muchas cosas que… uno que nació y vivió en aquellos años en la Unión Soviética, vio la ruptura de aquel país, tan grande. Reinaba la inestabilidad y el caos en aquella época. Siendo una persona tan joven, casado y con un hijo, lo que buscaba era la estabilidad. Agradezco a España, que me dio esa oportunidad. Me siento un español más.

- ¿Sueña con algún día ser entrenador de España?
- Cumplí con mi objetivo. Estuve en los Juegos Olímpicos, en un Mundial y en un europeo. Como entrenador no puedo pedir más. Mi trabajo es día a día, por eso tengo trabajo en el club. Si podría compaginar el trabajo de entrenador de club y asumir en la selección española, por supuesto que sí. Pero no tengo esa ansiedad. Como digo siempre, en España hay un grandísimo seleccionador, al que le deseo lo mejor. De mi parte, sería muy imprudente hablar de un hipotético caso, aunque sea un sueño. Prefiero no hablar de este tema y desearle lo mejor al entrenador que está ahora.

- Su señora fue una gran arquera de handball y atleta olímpica ¿cómo es esto de convivir con alguien que es del mismo deporte?

- Creo que es mucho más fácil. Sabe de las necesidades que tiene un deportista, para competir en las mejores condiciones. No es solo mi mujer, mi señora. Es mi amiga, que me aconseja siempre en las situaciones difíciles, como las que estuve como jugador y entrenador. Agradezco a ella, su conocimiento y su seriedad.

- ¿Es de darle su opinión de lo que ella vio en los partidos?
- No. Ella opinión no da sobre mi comportamiento y muchas cosas que ve. Soy el único responsable de lo que hay que hacer durante el partido y la preparación. Ella me da consejos de un buen amigo.

- Su esposa es rusa, sus hijos son españoles, usted dirigió mucho tiempo a Polonia, hoy está en el Kielce, jugó mucho tiempo en España ¿hoy usted se siente ciudadano de que país?
- Siempre digo, yo soy un ciudadano del mundo. Afortunadamente para mí, trabajé y viví en muchos países. Mi sangre es pura, al 100 por ciento, kirguista, soy nativo de ahí. Nací y moriré siendo kirguista. Bielorrusia, España, son países donde me siento querido. En cualquier parte del mundo me siento muy bien. Vine a Argentina y me sentí muy bien. Si algún día tuviese que trabajar aquí, lo haría encantado. Polonia, Hungría y Alemania fueron países donde me sentí muy querido. Sentirse de verdad ciudadano del mundo, es algo muy profundo.

- ¿Se puede ilusionar el handball argentino con tener en algún momento a Talant Dujshevaed dirigiendo?
- Desearía que el balonmano en argentina tuviese un muy buen nivel competitivo y todos los años diese pasos hacia adelante. Si es así, por qué no.

Publicidades

Encuesta

¿Qué producto SH consumís más?
El sitio Web
El perfil de Facebook
El perfil de Twitter
El sitio Web y Facebook
El sitio Web y Twitter
Facebook y Twitter
Web, Facebook y Twitter
Votar

Ver resultados