SuperHandball Magazine en MLA
SEBASTIÁN SIMONET 12/9/2013

Un poco de amor francés

Enviar Artículoenviar artículo

Sebastián Simonet

Este fin de semana, en tierras galas, empieza la temporada 2013/2014 de la LNH. Cada vez más fichajes: de nuevos lugares, diferentes edades (veteranos y jóvenes) y equipos que se arman para pelear los primeros puestos de una liga cada vez mas movida.

La torta: Repartida.

Habrá seguramente seis equipos que pelearán claramente los puestos de arriba y, a su vez, las varias copas que existen en Francia. Hablo del Paris, Montpellier, Nantes, Dunkerque, Chambery y Saint Raphael. Por presupuesto, por jugadores y por historia, son los que mas guerra van a dar.

Todos saben que el Paris SG se llenó de estrellas (cada vez son más) y que va a ser muy difícil que le saquen de la mano el titulo que ganó el año pasado. Sin embargo, hace menos de una semana, el Chambery de los hermanos Gille, se dió el gusto de derrotarlo en el primer partido oficial del año (y terminó ganando el torneo de campeones en Túnez). El Nantes de Maqueda y Entrerrios, el Dunkerque de Gerard y Mokrani, el Saint Raphael de Barachet y Olsen, y el Montpellier de Omeyer, Accambray y de Diego van a hacer lo imposible para demostrar que sin TANTO presupuesto, se puede.

¿Para qué estamos?

Los demás equipos, incluyendo el US Ivry, pelearán para esta entre los puestos siete y doce, porque nadie, y menos ahora, cuando esto esta cada vez mas competitivo, quiere bajar.

Nuestro club fichó a Javier Humet (español, zurdo y tirador, proveniente del Handball Rumano) y a Rudovic (un jugador montenegrino de 2.00 m. que además de tirar de afuera, es capaz de jugar bien).

Creo que con estos dos fichajes más el de Pablo, y si las lesiones nos respetan, podemos hacer una buena temporada, sin dar grandes sorpresas, pero tampoco sin pasar muchos apuros.

Pablo no es Diego y Diego no es Pablo.

Desde que se supo que Diego iba a ir al Montpellier y que Pablo llegaba a la ciudad de Ivry, todo el mundo empezó a preguntarse: ¿Pablo puede reemplazar a Diego? Y desde el minuto cero, yo les respondía con un "NO" rotundo.

Al parecer, es una pregunta frecuente, que todavía muchos se siguen haciendo, pero al mismo tiempo, la respuesta resulta fácil de ser explicada: Diego y Pablo se pueden parecer, seguramente tengan muchos gestos en común, formas de tirar al arco, de salir en contraataque, pero a simple vista uno se da cuenta de que son distintos. Diego es explosividad en su máxima expresión, verticalidad desde el momento cero que encara al arco (y que ya no pierde pelotas a causa de esa virtud, cosa que suele pasar con los jugadores tan determinantes); mientras que Pablo es potencia pura, tiene facilidad para juntar jugadores, y un tiro a distancia terrible.

A uno no le podes pedir que con 2 tipos colgados te meta un gol de nueve metros, y al otro que haga una doble finta y deje a 2 tirados en el suelo. Ni yo, ni los entrenadores del club pensamos en compararlos.

De lo que no caben dudas, es que hoy en día Diego es más jugador, puesto que por algo está donde está. No obstante, al ritmo que viene creciendo el más chico, empieza a dar un poco de "miedo".

El Handball argentino tiene su producto

Seguramente la mayoría de ustedes habrá visto, escuchado o mirado resúmenes de los partidos de la Wild Card para ingresar a la Champions... más precisamente de la serie que jugó Montpellier contra el Plock de Polonia. Es que el partido de ida, al menos para mí, tendría que ser incluido en la videoteca oficial de la Confederación Argentina de Handball, junto a alguno de los épicos partidos de los Osos (Chekhov Medvedi), con Eric y la Garza en sus filas.

A minutos del cierre, incrédulo con lo que mis propios ojos habían visto, le mandé el siguiente SMS a Diego: "Loco, te das cuenta que hace 3 años sólo entrabas a jugar si hacíamos la jugada con pechera, y hoy enloqueciste a un equipo de 1/4 de final de Champions League?"

Pude ver en esta serie a un pibe de 23 años que aprendió a hacer jugar y a leer el juego, a cambiar los lanzamientos, pero sin perder su escencia y sin dejar de lado su picardía, su viveza, sus ganas de ganar. Vi un pendejo que a fuerza de fintas, más sus dos pasitos cortos y esa ultima zancada que mete, dió vuelta un partido en el que incluso, las más grandes estrellas, campeones "todo", no lograron estar a la altura de las circunstancias.

El pibe puso la carita una y otra vez para recibir un par de tortazos (a los que a esta altura ya está acostumbrado) y dejó a toda Francia y muchos países de Europa hablando de él (es increíble ver la cantidad de medios especializados y no, que han hecho eco de semejante actuación, y en el fondo no me sorprende). Diego ha demostrado cada vez que pudo, al menos hasta este punto, jugando con la selección, en Argentina, en Brasil, en España y en Francia, de todo lo que es capaz. Si las lesiones no le juegan una mala pasada, le queda muchísimo camino por recorrer, circuito que incluye los mejores clubes de Europa, empezando por Montpellier: equipo con mucha historia grande dentro de la elite del Handball mundial.

Ojalá lo sepamos aprovechar y hablo en nombre de todo el Handball argentino. Tenemos la figura carismática que necesitaba nuestro deporte (y no lo digo por ser su hermano, no lo estoy descubriendo yo; alcanza con preguntarle a cualquier handbolero de entre 10 y 20 años, de Ballester, Ward o Ferro, de Quilmes, Lomas, Acha, Pias ó Goliat, de cualquier parquet o de cualquier playón). No lo tenemos que dejar pasar. A Diego no se lo ve en Argentina todos los fines de semana, apenas se tiene un poco de contacto gracias a la tecnología... y es verdad, ahora que está en Montpellier vamos a poder verlo un poquito más por internet.

Tenemos que empezar a utilizarlo para vender nuestro deporte, tenemos que disfrutarlo todo lo que se pueda y tiene que ser nuestro caballito de batalla, nuestra imagen... ¡Hasta en la sopa! Es ahí donde los amantes del Handball nacidos en Argentina lo tendríamos que encontrar.

Publicidades

Encuesta

¿Qué producto SH consumís más?
El sitio Web
El perfil de Facebook
El perfil de Twitter
El sitio Web y Facebook
El sitio Web y Twitter
Facebook y Twitter
Web, Facebook y Twitter
Votar

Ver resultados