SuperHandball Magazine en MLA
S4 Caballeros 13/12/2006

WARD se lo llevó a puro CORAZON

Enviar Artículoenviar artículo

Federico Monaco

En una final electrizante y no apta para cardíacos el equipo de Colegio Ward se llevó un triunfo enorme frente a River Plate y cerró el año 2006 de la mejor manera. Con un equipo muy jóven que puso mucha garra y coraje dentro del campo de juego durante los 70 minutos que duró el encuentro, sin respetar a River Plate, que llegaba como gran favorito a la final de esta nueva edición del torneo Super-4 organizado por FEMEBAL, Colegio Ward añadió el pasado domingo un nuevo trofeo a sus vitrinas. El encuentro arrancó con un River Plate muy tibio que no supo tomar el timón del partido. Pablo Snitovski estuvo muy errático desde los 9 metros y en defensa la marca parecía permeable frente a cada arrebato propiciado por la ofensiva Wardense. Alejandro grande había plantado un equipo muy veloz en cancha: con Corretche y Winograd en los extremos, Daniel Rodriguez y Basile (de espectacular performance en todo el torneo)en los armados, y con una columna vertebral compuesta por Guido Alvarez en la valla, Rodolfo Jung en el centro y Adrian Pisani al pivote, que terminaría resultando clave en la victoria del conjunto de Ramos Mejía. Ward fue quien se puso al frente en el marcador en los minutos iniciales. Sustentado por las buenas atajadas de su portero Alvarez y utilizando la velocidad de sus jugadores, no solo en la contra, sino también en el juego posicional, el equipo de Grande manejó los hilos del partido durante casi la totalidad de la etapa inicial. Rodolfo Jung (a pesar de sufrir 2 tempranas exclusiones por 2 minutos que lo condicionaron en la marca) se encargó de monopolizar el juego e imponer su ritmo. Sus lanzamientos externos imposibles de atajar para un Gabriel Canzoniero que no tenía su mejor noche, y su inteligencia y oficio para armar el juego posicional, hicieron que Ward impusiera su mando y su estilo en la calurosa noche del Cenard. A pesar de la permuta de fichas realizada en defensa y en ataque por el DT riverplatense, Eduardo Gallardo, desde el banco, su equipo seguía sin encontrar el rumbo: la velocidad de Basile volvía loco a los defensores de la banda que terminaban perdiendo en el uno contra uno o cometiéndole penal al armador izquierdo del conjunto del oeste. Recién con el resultado tres goles abajo, River Plate salió a buscar el encuentro, objetivo que costó pero que casi se da sobre el final de la primera mitad. De la mano de un Juan Ojea imparable y de los lanzamientos externos de Pablo Portela, sumando a ellos las tres atajadas consecutivas de Gabriel; el millonario achicó cifras en el marcador y llegó al descanso 14 a 15 abajo en la pizarra. El ajustado tablero daba cuenta de que el gigante podía despertar en cualquier momento si Colegio Ward lo dejaba crecer. El complemento, a diferencia del primero, se caracterizó por no tener dueño, de hecho, así lo demuestran los parciales cada 5 minutos. River Plate Plate sacó a relucir su chapa y en seguida igualó las acciones. De ahí en más el encuentro tomó un rumbo diferente. Juan Ojea, se puso el equipo al hombro, a pesar de la pegajosa marca personal aplicada por el DT Grande, y Pablo Portela se encargó de seguir ejecutando implacablemente desde los 9 metros. Con el partido igualado el final quedaba abierto. Ward dejaba todo en defensa y se dedicaba a anotar de contragolpe. Llegó el recambio y con él, el ingreso del extremo izquierdo De Biase y del lateral derecho Roldán para darle un poco de aire al ataque de los de Ramos Mejía. Por el lado de River Plate fueron los extremos Fraguas y Salaverri los que finalmente pudieron vencer al guardametas Guido Alvarez y mantener las cosas en su lugar. Sin embargo, una sucesión de pérdidas del ataque de Ward y el resurgimiento de la figura de Gabriel Canzoniero hicieron que River Plate pudiera romper con el equilibrio y la paridad. A cinco minutos del final, el tricampeón del 2006 sacó una diferencia de dos goles que, a simple vista, parecía sentenciar las acciones. Pero la garra de los muchachos de Colegio Ward y la inteligencia y experiencia de Rodolfo Jung, juntando a la marca de River y asistiendo a sus compañeros, servirían para volver a empatar el score. El ingreso del zurdo Veinstein en la punta derecha fue determinante en el desenlace del tiempo regular y casi le termina dando el triunfo a los de Ward. Después de una jugada sensacional de Jung a falta de segundos para el final el extremo izquierdo convirtió desde la punta sobre la chicharra. El tiro que se coló contra el palo derecho de Gabriel desató la locura de los simpatizantes, que en gran número habían llegado al estadio del Cenard, quienes emocionados por la anotación no vieron que desde la mesa anunciaban que el tiempo se había agotado. El cambio en el fallo de los colegiados Adjemián y Gotz derivó en una feroz discusión entre los jugadores de Ward y la mesa de control; no obstante, el tablero marcaba empate en 26 y había que jugar un alargue compuesto por dos tiempos de cinco minutos. Fue en el primer chico en el que se empezó a sentenciar la historia de esta gran final. Ward salió con todo y Daniel Rodriguez, con muchísima garra, coraje y entrega puso a Ward tres goles arriba en la pizarra. El ex-jugador de Luján exhibió todo su potencial para llevarse puesta la durisima marca de la escuadra millonaria y vencer a Gabriel Canzoniero desde diferentes posiciones. Colegio Ward llegó al descanso del primer suplementario con un favorable resultado de 30 a 27 y debió resisitir los embates del equipo de Nuñez para poder aguantar el resultado. River Plate, por su lado, también con mucha entrega dentro del 40 x 20, descontó nuevamente en la pizarra poniéndose a tiro en el marcador. La marca ordenada por Christian Platti y la figura de Gabriel Canzoniero impedían que Ward pudiera cerrar el partido. En ataque, las guapeadas de su caudillo, Juan Ojea, servían para acercarse minuto a minuto y mantener vivas las chances. Sin embargo fue la efectividad del colorado Veinstein la que terminaría definiendo la historia. Tres anotaciones impecables le servirían a Ward para alcanzar la coronación. Como nota de color anecdótica, quedará el penal atajado por el enorme Gabriel Canzoniero al interminable Rodolfo Jung a falta de 7 segundos para el final. River intentó salir de contra pero el tiempo no alcanzó. Colegio Ward es el nuevo campeón del Super-4 y lo tiene bien merecido. Porque planteó el partido de la forma correcta, porque no respetó al gran campeón que tuvo este 2006 (indudablemente el mejor equipo del año con 2 Metropolitanos, 1 Nacional y 1 Super-4 en su haber) y porque en el transcurso de un tan reñido partido fue el que mejor hizo las cosas. SINTESIS DE LA FINAL RIVER PLATE vs. COLEGIO WARD RESULTADO 30-31 (PARCIAL 14-15, REGULAR 26-26, 1° SUPLEMENTARIO 27-30) ESTADIO: CENARD ARBITROS: ADJEMIAN Y GOTZ PUBLICO: 600 ESPECTADORES RIVER PLATE: Diccioco (-), Pardo (-), Portomeñe (-), Portela. P.(9), Plati (1), Tritto (1), Fraguas (4), Ruiz Alonso (-), Ojea(7), Sznitowsky (2); Salaverry (4), Canzoniero (-), Portela.A. (-), Gonzalez (-), Doldan (-),Vazquez (2). D.T. Eduardo Gallardo COLEGIO WARD: Roldan (-), Jung (10), Rodriguez (5), Winograd (-), Alvarez (-), Vainstein (4), Pisani (2)-Debiase (3), Gonzalez(-), Chernausky(-), Benitez.D. (-), Benitez.H. (-), Basile (4), De Luca (-), Vosen (-)-Correche (3). D.T. Alejandro Grande Parciales: 1° Tiempo: (3-3)-(4-6)-(6-9)-(9-12)-(11-14)-(14-15) 2° Tiempo: (17-17)-(18-18)-(20-20)-(22-22)-(26-24)-(26-26) Alargue: 1° Tiempo: 27-30 2° Tiempo: 30-31

Publicidades

Encuesta

¿Qué producto SH consumís más?
El sitio Web
El perfil de Facebook
El perfil de Twitter
El sitio Web y Facebook
El sitio Web y Twitter
Facebook y Twitter
Web, Facebook y Twitter
Votar

Ver resultados