SuperHandball Magazine en MLA
ARGENTINA VS. FRANCIA 10/6/2011

Ya no hay máquinas de escribir

Enviar Artículoenviar artículo

Laura Agena

Si estuviéramos en la época de las máquinas de escribir, detrás de mi silla habría una montaña de bollos de papel, decenas de intentos fallidos por describir lo que sucedió el miércoles en el polideportivo de Almirante Brown y lo que se vivirá esta noche en el Luna Park.

Simple y llanamente: Gladiadores versus Les Experts. En términos más explicativos, el seleccionado argentino, aspirante a conseguir por primera vez en la historia un boleto para los Juegos Olímpicos, ante el campeón de la triple corona del handball: Francia.

Papelitos, bombos, gritos, el marco perfecto para un partido perfecto, como nunca antes se había vivido en este país. Por eso las expectativas para lo que suceda hoy en el Palacio de los deportes, con show previo incluido, son aún mayores.

El capitán de la selección argentina, Andrés Kogovsek, no pudo describir de mejor manera las sensaciones que produce esta visita: “Creo que ellos no se dan una idea de lo que significa que hayan venido acá, de lo que significa Francia para el handball”. La presencia de los bicampeones mundiales, campeones europeos y olímpicos con todas sus figuras (salvo lesionados) era algo impensado hace no mucho tiempo atrás, y hoy es señal de que Argentina ha tomado otra dimensión en el plano internacional.

Pero esto no llegó de un día para el otro, sino que es el resultado de otros grandes resultados. Sólo por nombrar algunos, el 4º puesto en el mundial juvenil de Bahrein 2007, el 6º puesto de la misma camada en el mundial junior dos años más tarde; la re-consagración en el Panamericano de mayores; la migración de los más chicos a las ligas europeas y la vigencia de los más grandes. El continuo trabajo de un cuerpo técnico que supo ensamblar a los jugadores más experimentados con los más jóvenes, que les inculcó que había que perderle el miedo a los más grandes.

Por eso, ¿por qué no soñar? Si hasta el mismo Claude Onestá, comandante de Les Experts explicó: “Hace 30 años, Francia estaba casi en la misma situación que Argentina, lejos de la consagración, ¿qué hicimos? Trabajamos duro, escuchamos a quienes sabían y hemos organizado el deporte formando una gran familia del handball. Yo veo que la pasión y la voluntad están, lo que falta es la experiencia”. El aporte del múltiple campeón en estos amistosos supone un aprendizaje de incalculable valor para el equipo albiceleste, que para Jéromê Fernandez “tiene un gran futuro por delante”.

Argentina tiene para el mes de octubre un objetivo bien claro: colgarse el oro en Guadalajara y vivir por primera vez la experiencia de ser olímpica en esta disciplina en Londres 2012. Es casi una necesidad para los que forman parte de la familia del handball, sobre todo para los protagonistas. Representaría, sin dudas, la mayor de las recompensas a tantos sacrificios y esfuerzo, una obsesión que en la época de las máquinas de escribir no nos hubiéramos atrevido a imaginar.

Foto: Gonzalo Carou ante la mirada atónita de Karbatic y Fernandez (José Brusco para Superhandball).

Publicidades

Encuesta

¿Qué producto SH consumís más?
El sitio Web
El perfil de Facebook
El perfil de Twitter
El sitio Web y Facebook
El sitio Web y Twitter
Facebook y Twitter
Web, Facebook y Twitter
Votar

Ver resultados