SuperHandball Magazine en MLA
CHAMPIONS LEAGUE EUROPEA 16/5/2008

Batacazo del Ciudad Real en Kiel: Una vuelta de otro mundo

Enviar Artículoenviar artículo

Luciano Emanuel Giliberti

La chichara que indicaba el final del partido rompió el silencio que reinaba en el Sparkassen Arena. Las 11.000 almas que fueron al estadio preparadas para ser participes de una fiesta que pasaría a formar parte de la abultada historia del handball alemán, no comprendían como ese puñado de jugadores llegados desde España eran los que festejaban el título de la Champions League. Sorprendiendo a muchos, el Ciudad Real dio uno de los batacazos más importantes de la competencia y logró lo que parecía imposible: ganarle al THW Kiel en su propia casa, que en los dos últimos años y medio se había convertido en un fortín inexpugnable para los visitantes.

Para llegar a ese 25-31 final, los manchegos hicieron un partido prácticamente perfecto, en especial durante el complemento, luego de un primer tiempo muy parejo. Hubo 3 jugadores que se erigieron como grandes responsables de la gesta. A dos de ellos habrá que prestarles atención porque seguramente estarán con sus selecciones en el Preolímpico de Polonia.

Cuando hubo que marcar, el sueco Jonas Källman, que también tuvo un buen aporte en el arco rival, bailó con la más fea porque le tocó Nikola Karabatic y lo hizo de gran forma. La estrella francesa, que sobre el cierre se lo notaba visiblemente cansado, no estuvo en su nivel habitual y las Zebras lo sintieron, en especial en los momentos claves del juego. En ofensiva el líder fue el islandés Olafur Steffason. Tuvo una noche intratable anotando la nada despreciable cifra de 11 goles y siempre fue un factor de peligro para la defensa germana.

Otro que también merece un lugar en el podio de los responsables para que el Ciudad Real levantará por segunda vez en 3 años la copa continental, que tuvo un viaje a España algo ajetreado (ver más abajo Campeones sin copa), es el arquero Arpad Sterbik. El serbio por momentos fue una muralla que tapaba todo lo que le tiraban. Las estadísticas provistas por la organización indican que el guardameta registró 24 atajadas.

No sólo sorprende quien fue el que dio la vuelta olímpica, sino también la manera en la que lo hizo. Ganar una definición de este nivel con 6 goles de diferencia no es algo que se vea todos los días. Hasta Talant Dujshebaev, entrenador del Ciudad Real, se vio impresionado por lo abultado del marcador. "Sabíamos que jugábamos contra el mejor equipo del mundo y teníamos la esperanza de ganar. Pero con las lesiones no esperaba ganar de esta manera", comentó en una entrevista el ex internacional español para el sitio oficial de la Champions League.

La caída en el Quijote Arena más las lesiones de jugadores importantes como Rutenka, David Davis, Metlicic, Chema Rodríguez y Urios, eran factores que hacían pensar que el THW Kiel, que llegaba más confiado, con la localía y sin bajas importantes, iba mantener el título en sus vitrinas.

Nada de eso sucedió. El Ciudad Real hizo un partido inteligente. Sin fisuras en todas sus líneas y muy concentrado. "La derrota en casa nos dio una gran motivación para el segundo partido. Antes del primer juego no tuvimos tiempo para hacer una real preparación por el enfrentamiento en la Asobal ante el FC Barcelona. Ahora tuvimos una semana para preparar este decisivo partido. Esa fue la clave del éxito. Jugamos con más pasión que el primer partido", explicó Dujshebaev.

En la conferencia de prensa luego de la caída, Noka Serdarusic, entrenador del THW Kiel, afirmó que "cometimos demasiados errores técnicos en ataque y no jugamos con pasión. Después del partido, al mirar a los jugadores, parecían estar en un funeral". Karabatic, en tanto, dijo: "Jugamos muy mal y sin concentración. Fallamos contra Sterbik. Pero tenemos la chance de convertirnos en campeones alemanes y ya ganamos la Copa de Alemania. Tenemos 2 títulos, no esta nada mal. Igualmente nuestra decepción es terrible".

De esta forma el Ciudad Real cierra una temporada perfecta y consigue lo que el diario español Marca definió como "repoker". Salió campeón en las cinco competencias en las que participó. Estas fueron: la liga Asobal, la Copa del Rey, la Supercopa, la Copa Asobal y, la frutilla del postre, la Liga de Campeones.

Campeones sin copa

Durante la década del 70, en el fútbol europeo el Ajax holandés fue el equipo más grande de su época. En la mayoría de las competencias se consagraba campeón casi por demolición, principalmente por el juego revolucionario que mostró en las canchas durante varios años. Cuando en 1973 esta generación ganó el tricampeonato de Europa, durante los festejos en el avión que los llevaba a Holanda, un integrante de la delegación silenció la celebración. "¿Dónde esta la Copa?, preguntó. Todos se miraron incrédulos y comenzaron con la búsqueda. A poco de arribar, el trofeo, para alivio del plantel, apareció en el fondo de un canasto con ropa sucia.

Algo similar le pasó al Ciudad Real. En su escala en el aeropuerto de Hamburgo no supieron más de la corona. En este caso no tuvieron la misma suerte que el Ajax y no encontraron el premio. Horas más tarde de llegados a España, el aeropuerto alemán informó que la copa de la Champions League había quedado olvidada en la cinta trasportadora cuando hacían el trasbordo y nadie la retiró. Las autoridades aeroportuarias prometieron enviar el galardón. Finalmente ayer terminó su periplo la invitada más esperada en la fiesta del Ciudad Real

Publicidades

Encuesta

¿Qué producto SH consumís más?
El sitio Web
El perfil de Facebook
El perfil de Twitter
El sitio Web y Facebook
El sitio Web y Twitter
Facebook y Twitter
Web, Facebook y Twitter
Votar

Ver resultados