SuperHandball Magazine en MLA
WARD EN LAS ALTURAS 5/7/2011

Salud campeón a festejar

Enviar Artículoenviar artículo

Juan Pablo Estévez (Fuente:Clarin)

Ya está, el juez pitó el final, la ansiedad por fin se terminó y los jugadores de Colegio Ward se funden en interminables abrazos para festejar un nuevo título para la institución de Villa Sarmiento, el tercero en su historia luego del metropolitano de 2005 y el torneo Súper 4 de 2006.

Allí, en la cancha de Afalp dónde Ward hace de local, hay 300 personas que gritan exultantes por la gran performance de sus jugadores, que le entregaron una gran alegría a un club que tiene una historia realativamente corta en la élite del hándbol metropolitano, ya que hace sólo ocho años que juega regularmente en la División de Honor.

Allí están los chicos de las divisiones inferiores, que sienten una gran comunión con el plantel de primera, porque muchos de los integrantes del equipo superior se dan una vuelta para ver los partidos de las inferiores los sábados bien temprano y hasta aconsejan técnicamente a los chicos y los alientan contínuamente para que puedan mejorar su estilo de juego.

Allí también están las madres, los padres, las novias y los dirigentes que hacen todo a pulmón. A todos se les pianta un lagrimón porque Ward, al igual que en 2005, se trepó a lo más alto del hándbol metropolitano y puede gritar campeón en un final que muchos esperaban se diera antes (a mitad de la semana pasada Ward jugó un partido que tenía pendiente con Mitre, que peleaba el descenso, y de haberlo ganado se hubiera coronado en esa instancia, pero el Colegio cayó ajustadamente 23-25 por lo que todo tuvo que resolverse el sábado pasado).

En esta ocasión un jugador que había logrado el metropolitano de 2005 vio la coronación desde el banco: se trata del director técnico Rodolfo Jung, que también ganó el torneo Súper 4 de 2006. En ambas ocasiones compartió plantel con el actual armador izquierdo de Ward, Mariano Basile.

Para poder gritar campeón, Colegio Ward tuvo que vencer a SAG Polvorines. El score final terminó con un holgado 27-21, que le permitió al DT rotar el banco en los minutos finales, para que todos los jugadores se den el gusto de jugar, aunque se por un rato, el día en que su equipo se consagró campeón.

Sin embargo las cosas no arrancaron fáciles para los de Villa Sarmiento, que tuvieron problemas a la hora de la definición y se encontraron con una férrera marca de Polvorines. Esa situación se prolongó durante los primeros 20 minutos, pero luego Ward comenzó a prevalecer cada vez más a partir de que colocó en su pivote Pablo Vainstein más cerrado en la cancha, lo que provocó que se abriera el espacio para las penetraciones de los primera linea.

El primer tiempo terminó 16-10 y todo hacía presuponer que si Ward lograba mantener el nivel que había mostrado en el primer parcial no debería tener problemas para cerrar el partido, algo que logró hacer sin sobresaltos y le permitió volver a ser el mejor equipo del hándbol metropolitano ¡Salud campeón, a festejar!

Fuente y Foto: Diario Clarín, Zona Oeste (cortesía de Juan Pablo Estevez y Juan Sandoval)

Publicidades

Encuesta

¿Qué producto SH consumís más?
El sitio Web
El perfil de Facebook
El perfil de Twitter
El sitio Web y Facebook
El sitio Web y Twitter
Facebook y Twitter
Web, Facebook y Twitter
Votar

Ver resultados